• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Pierre Nkurunziza no participó en la cumbre con sus homólogos

Pierre Nkurunziza no participó en la cumbre con sus homólogos | Foto: AP

Publicado 1 junio 2015

Los jefes de Estado de la región pidieron al presidente,Pierre Nkurunziza, no organizar comicios hasta que regrese la estabilidad social.

Representantes de los países de África oriental lograron aplazar las elecciones en Burundi ante la situación de violencia que ha generado el anuncio de la candidatura del presidente, Pierre Nkurunziza. 

Los jefes de Estado se reunieron el domingo en Tanzania, para tratar la crisis en Burundi, donde le hicieron un llamado a posponer las elecciones que están previstas para el próximo viernes 5 de junio.

Estamos “profundamente preocupados por el actual callejón sin salida en Burundi, la cumbre pide un aplazamiento largo de las elecciones, no menos de mes y medio", afirmaron.  

En Buyumbura, los opositores al presidente dijeron "decepcionados" por el resultado de la reunión en Tanzania y llamaron a manifestar nuevamente para hacer renunciar a Nkurunziza, informó AFP.

Los dirigentes de África oriental pidieron a Nkurunziza “un largo aplamiento de elecciones”, es decir que no celebren ni las legislativas y locales previstas, y exigieron que "todas las partes pongan fin a la violencia".

Además instaron al mandatario burundés a establecer todas las condiciones necesarias para el regreso de los refugiados a su país". Más 100 mil personas huyeron de Burundi durante las protestas recientes. 

Nkurunziza no acudió a la cumbre, dado que, según su portavoz, Philippe Nzobonariba,  permaneció en su país para "hacer campaña" para las próximas elecciones generales. 

La nación africana enfrenta una crisis política y social desde finales de abril cuando el mandatario anunció su intención de lanzar su candidatura a elecciones del próximo 26 de junio, lo cual generó enfrentamientos y una dura represión policial. 

Opositores burundeses consideran la candidatura de Nkurunziza inconstitucional y contrario a los acuerdos de paz de Arusha, que terminaron la guerra civil de Burundi (1993-2006). 

CONTEXTO

 El pasado 13 de mayo, el jefe de Estado burundés acudió a la cumbre con su pares africanos, pero el encuentro fue aplazado debido al intento de golpe de Estado en su país. 

Nkurunziza regresó a Burundi días después y consiguió sofocar el avance de los golpistas, aunque no ha logrado aplacar las manifestaciones de sus opositores.

De acuerdo con cifras oficiales, los disturbios han dejado más de 30 muertos, en su mayoría víctimas de los disparos de la policía. Asesinatos de opositores y jóvenes del partido presidencial acusados de formar una milicia, algunos incidentes recuerdan los años anteriores a la guerra civil que devastó el país. 

No dejes de leer: ¿Qué está pasando en Burundi?


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.