Libre expresidente de Guatemala tras pagar condena en EE.UU. | Noticias | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
A Portillo le otorgaron su libertad el pasado miércoles 25 luego de pagar dos años de cárcel.

A Portillo le otorgaron su libertad el pasado miércoles 25 luego de pagar dos años de cárcel. | Foto: EFE

Publicado 26 febrero 2015

El expresidente guatemalteco regresó de inmediato a su país y allí ofreció una rueda de prensa en la que dejó en claro que no le interesa ningún puesto de elección popular. 

El expresidente de Guatemala, Alfonso Portillo, salió el pasado miércoles de la cárcel de Denver Colorado, Estados Unidos, a donde fue extraditado luego de que un tribunal federal de Nueva York lo sentenciara a cinco años y diez meses de prisión por el delito de lavado de dinero tras recibir millones de dólares del Gobierno de Taiwán.

A las a fueras de la penitenciaria lo esperaba el cónsul general de Guatemala en Denver, Manuel Estuardo Roldán, el vicecónsul, José Manual Azurdia, además de su sobrino, Juan Pablo Riley y su esposa Evelyn Morataya.

Portillo se trasladó de inmediato al aeropuerto de Dallas para viajar rumbo a su país (Guatemala). En sus primeras declaraciones manifestó sentirse feliz por volvería a su tierra.

A su llegada al país ofreció una rueda de prensa en la que dejó en claro que no le interesa ningún puesto de elección popular.

“Regreso al país con una política de manos abiertas, no traigo odios, ni resentimientos, ni sed de venganza. Tenemos que hablar con todos, incluso con los que nos hemos hecho daño, sentarnos, no importa que nos caiga mal o bien, sentarnos para ver qué podemos hacer por el país”, sentenció.

Sobre sus aspiraciones políticas, Portillo refirió: “no es mi objetivo principal, pero no digo que no voy a participar”.

Taiwán justificó donaciones a expresidente guatemalteco Alfonso Portillo

¿Por qué fue a parar a cárcel?

A los pocos días de que Portillo entregara su cargo, fue acusado de corrupción y malversación de fondos por lo que huyó del país, estableciendo su residencia en México. En el 2008 las autoridades mexicanas se encargaron de enviarlo de nuevo a Guatemala para que fuese juzgado por los Tribunales de ese país.

Para ese momento era acusado por el desfalco de 120 millones de quetzales (16 millones de dólares) pero fue dejado en libertad por falta de pruebas.

Posteriormente, el 25 de enero de 2010 el fiscal del condado de Nueva York, Estados Unidos, Cyrus Vance Jr. acusó formalmente al ex presidente guatemalteco por el delito de lavado de dinero, por lo que pidió su extradición a ese país.

Al día siguiente fue capturado por las autoridades guatemaltecas cuando presuntamente intentaba abandonar el país de forma ilegal, rumbo a Belice. Fue remitido al centro penitenciario de la zona 18. Para ese momento también era acusado por el supuesto desfalco de unos 15 millones de dólares en el Ministerio de la Defensa en 2001, delito por el cual fue absuelto mas no dejado en libertad por la petición estadounidense.

En agosto de 2011, la Corte Constitucional de la República Guatemalteca dictaminó que Portillo debía ser extraditado a los Estados Unidos para que se defendiera de cargos de lavado de dinero. Esta medida fue cumplida en mayo de 2013.

En marzo  de 2014, el expresidente Portillo se declaró culpable de los delitos en una audiencia que se realizó en el Tribunal Federal de Manhattan, Nueva York, a cargo del juez Robert Patterson, quien lo juzgó por haber lavado millones de dólares a través de cuentas bancarias en EE. UU.

Alfonso Portillo durante su gestión (2000-2004) recibió tres cheques por la suma de 2.5 millones de dólares por parte del Gobierno de Taiwán con la finalidad de continuar el apoyo diplomático a ese país asiático, dinero que fue depositado en una cuenta bancaria en Miami, Florida.

Por este delito Portillo pudo ser sentenciado al menos 20 años de cárcel, pero el guatemalteco llegó a un acuerdo con los fiscales para  declararse culpable para que se le redujera la pena. En el trato también fue estipulado el pago de 2,5 millones de dolares a EE.UU.

Fue así como el Tribunal emitió la sentencia de cinco años y diez meses de prisión, pero se le tomaron en cuenta los años que estuvo encarcelado en Guatemala, por lo que el EE.UU sólo pagó dos años.
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.