• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El ex presidente Leonel Fernández también condenó el golpe de Estado contra la mandataria Dilma Rousseff.

El ex presidente Leonel Fernández también condenó el golpe de Estado contra la mandataria Dilma Rousseff. | Foto: Prensa Latina

Publicado 6 septiembre 2016

El exmandatario dominicano explicó que la derecha y los políticos que destituyeron a Dilma Rousseff emplearon un nuevo estilo de golpe de Estado, más sofisticado.

El expresidente de República Dominicana Leonel Fernández calificó este lunes como “una canallada” la destitución de Dilma Rousseff como presidenta de Brasil.

“Hay quienes afirman que lo que ocurrió en Brasil no fue un golpe de Estado y que tal vez tengan razón, porque lo que ocurrió fue algo peor”, afirmó Fernández en su artículo semanal publicado en el periódico Listín Diario.

>>Brasileños mantienen protestas en rechazo a Gobierno de Temer

Agregó que “lo que pasó en Brasil no fue un juicio, sino una especie de teatro, melodrama, tragicomedia, que enmascaró el hecho, que en el fondo se trata de una lucha de poder”.

“No importó que los políticos de 28 partidos políticos representados en el Congreso estuvieran vinculados a lo que se reconoce el Lava Jato en Brasil”, criticó.

>>Las motivaciones económicas detrás del golpe neoliberal en Brasil

El también presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) expresó que “eso no podía hacerse conforme al viejo método de los golpes de Estado militares porque sería rechazado a nivel mundial por quienes abogan por la democracia. Por ese motivo se empleó un nuevo estilo, apegado a las leyes”.

En contexto
El Senado (por 61 votos a favor y 20, en contra) destituyó a la presidenta sin justa causa y su derecho de defensa fue cercenado en diversas etapas del proceso, así mismo lo ha denunciado el abogado defensor José Eduardo Cardozo. 
Rousseff fue acusada de supuesta violación de la Ley de Responsabilidad Fiscal por dictar tres decretos sin autorización del Congreso que presuntamente manipularon las cuentas públicas de 2014 (año de su reelección) y de inicios de 2015. También fue acusada por atrasos en depósitos que el Estado debía hacer en la banca pública para costear diversos planes del Gobierno. La derecha sostiene que eso se convirtió en un crédito que generó luego costosos intereses.
Luego de que el Senado de Brasil destituyera definitivamente a la mandataria Dilma Rousseff, apartada de su cargo desde mayo de este año, cientos de manifestantes salieron a las calles para protestar ante el llamado golpe parlamentario. 
El descontento del pueblo de Brasil tras la decisión del pasado miércoles, la cual culminó dos años antes el mandato de la presidenta Rousseff, comenzó cuando el juicio político fue presentado y aprobado por la Cámara de Diputados de Brasil. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.