• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • EE.UU. aplica diferentes estrategias desestabilizadoras de acuerdo a las condiciones de cada país.

    EE.UU. aplica diferentes estrategias desestabilizadoras de acuerdo a las condiciones de cada país. | Foto: teleSUR

Publicado 10 junio 2016

En el programa Es Noticia, Mario Ramos aseguró que las ONG son herramientas de EE.UU. para construir una arquitectura de injerencia en América Latina.

El director del Centro Andino de Estudios Estratégicos de Ecuador, Mario Ramos, aseveró que las estrategias desestabilizadoras de Estados Unidos (EE.UU.), mediante la infiltración de la CIA, están dirigidas contra gobiernos progresistas de América Latina, que no están alineados a sus intereses hegemónicos.

En el programa Es noticia, transmitido por teleSUR, resaltó que EE.UU. justifica sus intervenciones con el argumento de "defender" la democracia, sin embargo, criticó que tiene buenas relaciones con naciones como México, donde impera el crimen organizado, y Colombia, donde existe una crisis humanitaria en el sector campesino e indígena.

 

Ramos explicó que la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés) analiza las condiciones de cada país para elegir el tipo de estrategia desestabilizadora: guerra económica, mediática, psicológica, entre otras. 

En este sentido, dijo que es necesario identificar esas estrategias de injerencia para que la región latinoamericana cree mecanismos de defensa propicios.

"De acuerdo a las condiciones de cada país hacen un análisis, ven por donde están los puntos vulnerables, para hacer un cambio de gobierno", destacó.

Indicó que las ONG son herramientas de EE.UU. para construir una arquitectura de injerencia. 

>> Las ONG como mecanismos de la CIA en América Latina

Desde que Rafael Correa llegó a la presidencia en 2007, con la bandera de la Revolución Ciudadana y una política alejada del sistema neoliberal, los ataques no han cesado, como un intento de golpe de Estado y magnicidio amparado en una protesta de los cuerpos policiales. El saldo de este hecho: cinco muertos y 193 heridos.

En 2015, la ultraderecha nacional planificó protestas "pacíficas" para desestabilizar el país. La hoja de ruta establecía la irrupción al palacio presidencial y ataques a las fuerzas de seguridad del estado.

El movimiento opositor justificó sus acciones violentas en los proyectos de Ley de Redistribución para la Riqueza y sobre las Ganancias Extraordinarias presentados ante el congreso por el presidente, con el fin de abordar las desigualdades en el país.

La convocatoria a un paro nacional apoyado por líderes de la confederación de nacionalidades indígenas de Ecuador (Conaie), en el mes de agosto, fue precedido por marchas que terminaron con 86 policías heridos y 20 civiles lesionados.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.