• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Las últimas encuestas afirman que el proceso podría ameritar balotaje. (Foto: Archivo)

    Las últimas encuestas afirman que el proceso podría ameritar balotaje. (Foto: Archivo)

  • Las demandas que heredará el sucesor de Chinchilla
Publicado 2 febrero 2014

A pocas horas de que se conozca quién es el virtual nuevo jefe de Estado de la nación centroamericana, ajenos al país y conocedores, se preguntan comó afrontará el elegido uno de los grandes retos de su gestión presidencial: solventar el déficit fiscal, que cerró en 2013 en un 5,4 por ciento del producto interno bruto (PIB).

Los analistas coinciden en que es preocupante ver cómo el gasto público en Costa Rica se ha disparado en los últimos años y los ingresos se han afectado en gran parte debido a la contracción económica.

Durante el período de 2007 hasta el año 2012, los gastos del país se incrementaron en 22 por ciento - del 13,6 por ciento al 16,7 por ciento del PIB-.Mientras que los salarios pasaron de 5,2 por ciento al 7,3 por ciento del PIB.

En esa perspectiva, el Ministerio de Hacienda de Costa Rica alertó que el déficit se podría incrementar en 2014 hasta más del 6 por ciento si no se lleva a cabo una reforma tributaria que garantice más ingresos y que establezca herramientas para mejorar la recaudación.

Y no sólo este organismo local hace eco del asunto: el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) sostiene que Costa Rica es uno de los países con mayor gasto público en Centroamérica.

Los costarricenses se mantienen escépticos y demandantes de cómo este nuevo presidente podrá cumplir con las altas expectativas del electorado frente a un panorama económico como el actual.

De eso da cuenta un estudio realizado por el Centro de Investigación y Estudios Políticos de la Universidad de Costa Rica durante el mes de enero del año en curso, que evidenció que la situación económica del país es vista como mala por el 40,8 por ciento de los encuestados.

Nuevos caminos

En la incómoda herencia del próximo jefe de Estado de Costa Rica también se incluyen dos conflictos pendientes de resolución ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) entre Costa Rica y Nicaragua. La disputa gira en torno a la soberanía que ambas naciones reivindican sobre la Isla Portillo, para Costa Rica, y Harbour Head, para Nicaragua.

Se trata de una isla fluvial que marca un buen espacio de la frontera bilateral. Los expertos coinciden en que el próximo gobernante deberá revisar la política exterior para evitar que la relación entre los vecinos países se complique, y con ello, afecte el litigio presente en La Haya.

La infraestructura también constituye uno de los temas rezagados durante la gestión de Laura Chichilla como presidenta de Costa Rica. El mismo se refleja en los índices dados a conocer por el Banco Mundial, que ubican a la nación centroamericana entre los peores países en infraestructura.

En el ránking del pasado año, el Banco Mundial ubicó a Costa Rica en el lugar 125 en infraestructura, en el 128 en calidad de puertos y en el 133 en la cantidad de días para abrir un negocio.

Pobreza y desempleo

Son dos de los temas que también debe enfrentar el nuevo gobernante. La tasa de desempleo para el segundo trimestre de 2013 no presentó variaciones respecto al mismo período del año 2012: se mantuvo en 10,4 por ciento.

La cifra porcentual, según la Encuesta Continua de Empleo, del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), representa a 233 mil personas sin trabajo. Y, de este índice, gran parte esta compuesto por jóvenes entre 15 y 24 años de edad.

Caso similar ha ocurrido con la pobreza. El índice se ha mantenido estancado en 20,7 por ciento, según la Encuesta Nacional de Hogares de 2013, del INEC. Es decir, más de 285 mil 467 hogares viven en estado de pobreza. Dos años atrás, en 2011, este dato se ubicaba en 20,6 por ciento, un valor porcentual que representó para el momento a 280 mil familias pobres.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.