• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
William Kemmler, preso en la cárcel de Auburn fue atado a la silla y ejecutado en un proceso que duró 8 minutos y que quemó hasta su columna vertebral.

William Kemmler, preso en la cárcel de Auburn fue atado a la silla y ejecutado en un proceso que duró 8 minutos y que quemó hasta su columna vertebral. | Foto: Archivo

Publicado 6 agosto 2015

El 6 de agosto de 1890 se utilizó por primera vez la silla eléctrica para ejecutar a un condenado a pena de muerte en Nueva York (EE.UU.).

El debate sobre la pena de muerte se mantiene aún en el mundo 125 años después de que, el 6 de agosto de 1890, se utilizara por primera vez la silla eléctrica para ejecutar a William Kemmler, un condenado a pena capital en la cárcel de la prisión de Auburn de Nueva York, en Estados Unidos (EE.UU.).

Para llevar a cabo este acto, Kemmler fue atado a la silla llamada confidencialmente en EE.UU. como “old sparky” (la vieja máquina que echa chispas), seguidamente fue cubierto de electrodos conectados a un generador y luego muerto tras ocho minutos de agonía.

De acuerdo al reporte histórico, hubo una caída de tensión que interrumpió las descargas, sin embargo, se reanudaron tras el pedido del médico presente durante la ejecución de "actuar rápido". Kemmler perdió la vida con quemaduras de gravedad, sobre todo, en la espalda, donde la corriente alcanzó la columna vertebral. Asimismo, aseguran que de la cabeza del condenado se vio salir humo.

Entérese→ Tribunal de EE.UU. absolvió a joven ejecutado hace 70 años

Este método de ejecuciones surgió luego de que la comisión del estado de Nueva York recibiera la petición de buscar una alternativa "más humana que la horca". Sin embargo, ese propósito no se cumplió, y las críticas no se hicieron esperar.

Un periodista presente durante el acto señaló que “fue un espectáculo horripilante, mucho peor que el ahorcamiento”, mientras que uno de los innovadores de la energía eléctrica, George Westinghwhouse, aseguró que se "hubiera hecho mejor el trabajo con una hacha”.

Irónicamente, las últimas palabras de Kemmler, condenado por matar a su novia, Matilda Ziegle, estuvieron dirigidas a su verdugo y fueron una petición para que prestara atención ante lo que haría: “Tenga cuidado, no tengo prisa”.

El primer proyecto de silla eléctrica fue realizado a pedido del estado de Nueva York y llevado a cabo por Harold Brown y Arthur Kennelly. El diseño fue terminado y patentado por los electricistas de la prisión de Auburn, Edwin Davis y Harry Tyler.

A partir de ahí, el método se convirtió en el método preferido para las ejecuciones de penas de muerte hasta mediados del pasado siglo. Desde 1976, cuando la Corte Suprema de EE.UU. volvió a aprobar las ejecuciones, se calcula que 158 fueron llevadas a cabo bajo este método.

Entérese→ Estos son los 10 países con más condenados a muerte

Recordar esta primera ejecución en silla eléctrica llama la atención sobre la aplicación de la pena de muerte en el mundo, donde en el 2014 fueron ejecutadas 607 personas de las dos mil 466 condenadas a muerte en los 55 países que contemplan este castigo, debido al largo periodo de apelación que antecede a su aplicación.

De acuerdo con un informe publicado por una organización internacional de Derechos Humanos, los países con más sentencias de muerte durante 2014 fueron Nigeria, que ocupa el primer lugar, con 659 personas condenadas; Egipto, segundo, con un total de 509 condenas; Pakistán, con 231 sentencias.

Asimismo, con 142 condenas emitidas, el cuarto lugar de los países con más penas de muerte emitidas lo ocupa Bangladés; le sigue Tanzania, con 91; Irán, con 81; y Estados Unidos, con 72.

En este 2015, todavía el mundo es testigo de retrocesos en cuanto a la aplicación de métodos antiguos. En EE.UU., Tennessee, Alabama, Florida, Carolina del Sur, Virgina y Kentucky pueden utilizar la silla eléctrica como alternativa a la inyección letal. Además, también hacen Oklahoma y Arkansas en situaciones particulares.

Sin embargo, ante la carencia de fármacos para las inyecciones letales, sobre todo tras el rechazo de las empresas farmacéuticas europeas de proveerlas a Estados Unidos, se reabrió el debate sobre el posible uso macabro de la “old sparky”.

El dato→ En mayo pasado se abolió la pena de muerte en Nebraska (centro-norte). No obstante, el gobernador republicano de ese estado, Pete Ricketts, dijo que eso no impedirá la ejecución de 10 personas que ya estaban condenadas. 

Lea también→ Túnez aprueba pena de muerte en caso de crímenes por terrorismo


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.