• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La degradación del suelo afecta a mil 500 millones de personas a escala mundial.

La degradación del suelo afecta a mil 500 millones de personas a escala mundial. | Foto: EFE

Publicado 17 junio 2016



Bajo el lema "Proteger el Planeta. Recuperar la tierra. Participación de la gente", las Naciones Unidas insta a cooperar para detener la degradación de las tierras.

Hace 21 años la Asamblea General de Naciones Unidas declaró el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía para sensibilizar, crear conciencia pública, resaltar la importancia de la cooperación inclusiva, recuperar y rehabilitar el suelo degradado y avanzar hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Asimismo, busca promover la iniciativa de la puesta en acción de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (Cnuld) en aquellos países afectados ya sea por graves sequías, por desertificación, o por ambas, particularmente en África.

Este año se enfoca en el tema de la "Cooperación inclusiva para lograr neutralizar la degradación de la tierra", jornada que tiene como objetivos clave el desarrollo sostenible, la construcción de un futuro con dignidad y oportunidades para todos. Las actividades centrales se llevarán a cabo en Beijing.

Según Naciones Unidas 23 hectáreas se pierden por minuto y anualmente 12 millones como consecuencia de la sequía y la desertificación (tierras que dejan de ser cultivables).

El dato: Más del 50 por ciento de las tierras agrícolas están mediana o gravemente degradadas. Se estima que durante los próximos 25 años, la degradación de las tierras podría reducir la producción mundial de alimentos hasta en un 12 por ciento, lo que incrementaría en un 30 por ciento los precios de los alimentos.

Los alimentos que consumimos, la ropa que usamos y las casas que habitamos provienen de los recursos del suelo. Asociados a estos indicadores sin una solución a largo plazo, la desertificación y la degradación de las tierras no solo afectarán el suministro de alimentos, sino que también propiciarán un aumento de las migraciones y pondrán en peligro la estabilidad de muchas naciones y regiones.

>> Efectos del cambio climático

Una de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) es lograr la neutralización de la degradación las tierras y para ello implicaría rehabilitar cada año al menos 12 millones de hectáreas de tierra degradada.

La transición a una agricultura climáticamente inteligente y sostenible también aliviaría la pobreza y generaría empleo, sobre todo para los más pobres del mundo. De esta manera, para el 2050 se generarían unos 200 millones de puestos de trabajo en todo el sistema de producción de alimentos.

La desertificación es un problema mundial, con graves consecuencias para la seguridad de los ecosistemas, la erradicación de la pobreza, la estabilidad socioeconómica y el desarrollo sostenible.

Por su parte, la sequía es más frecuente y su nivel de intensidad es más elevado. Además, es resultado del cambio climático. Dos mil 600 millones de personas dependen directamente de la agricultura.

La tierra es vida y las personas más afectadas son pobres, que en su mayoría viven en zonas de tierras secas y deben hacer frente a múltiples problemas como pérdidas de ingresos, inseguridad alimentaria, deterioro de la salud, sistemas de tenencia de la tierra inseguros, derecho de acceso a los recursos naturales y falta de acceso a los mercados.

>> ¿Cómo se genera una alerta ambiental?


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.