• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los mandatarios de Venezuela, Brasi, Bolivia y Ecuador se han enfrentado a planes desestabilizadores durante el último año.

Los mandatarios de Venezuela, Brasi, Bolivia y Ecuador se han enfrentado a planes desestabilizadores durante el último año. | Foto: teleSUR

Publicado 8 marzo 2016

Desde 2015, sectores de oposición han intensificado las campañas mediáticas y de desestabilización contra los Gobiernos progresistas con la intención de imponer modelos neolibrales en la región.

Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil y Argentina han sido blanco de ataques de la derecha nacional e internacional desde la llegada de gobiernos progresistas que promueven políticas a favor del pueblo con el fin de mejorar la calidad de vida y fomentar la igualdad. 

Entre 2015 y 2016, opositores a la gestiones de Nicolás Maduro en Venezuela, Evo Morales en Bolivia, Dilma Rousseff en Brasil, Rafael Correa en Ecuador y de Cristina Fernández en Argentina, se han dedicado a llevar a cabo un plan de desestabilización con la estrategia del Golpe Blando para desprestigiar los logros de las políticas sociales, como en el caso de Férnandez, ahora exmandataria, o derrocar gobiernos legítimos. 

Los atentados más fuertes de la derecha

Venezuela: Guerra No convencional

El presidente Nicolás Maduro enfrenta una guerra impulsada por sectores de la ultraderecha que consiste en acaparar productos de primera necesidad provocando desabastecimiento y altos precios.

Además, la oleada de violencia iniciada en febrero de 2014 que dejó más de 40 muertos y unos 800 heridos se unió a la campaña internacional de rumores para generar caos en el país a través de intentos de golpe de Estado que marcaron el año 2015.

La derecha ha elaborado un plan para provocar la renuncia de Maduro mediante estrategias que buscan destruir el aparto financiero del país. Empresas que responden a intereses imperialistas propician la escasez y alientan a los llamados "bachaqueros" a continuar golpeando la economía.

El respaldo a actividades paramilitares y el uso de redes sociales para  atemorizar a la población con las supuestas "consecuencias" de la agenda económica propuesta por el mandatario venezolano a fin de reactivar la producción nacional y acabar con el rentismo petrolero heredado de gobiernos anteriores.  

Hasta la fecha no han logrado invisibilizar los logros de la Revolución Bolivariana. 

Bolivia: Salida de Evo Morales 

Desde 2015, el mandatario indígena ha alertado las acciones de financiamiento de Estados Unidos para derrocar su Gobierno. En junio, el Comité Cívico Potosinista (Comcipo) llamó a una huelga general en el departamento de Potosí para exigir respuesta a las inquietudes que habían sido atendidas casi en su totalidad y el Gobierno abrió espacio al diálogo directo en La Paz.

Apoyado por los medios de comunicación, la derecha boliviana, encabezada por el excandidato a la presidencia e implicado en caso de violencia contra la mujer, Samuel Doria Medina, intenta opacar los logros de la Revolución democrática y cultural impulsada por Morales desde 2006. 

Este año, sectores adversos a Evo Morales promovieron un complot con apoyo extranjero para desestabilizar a la nación andina a pocos días del referendo para la modificación parcial de su Carta Magna para permitir la postulación del jefe de Estado y del vicepresidente, Álvaro García Linera, a los comicios de 2019.

El Gobierno advirtió que existía una campaña internacional a través de las redes sociales para difamar al dignatario para que el NO ganara la consulta y provocar su salida.

El plan incluyó la difunsión de la investigación contra la exnovia del mandatario boliviano, Gabriela Zapata Montaño, sobre supuesto tráfico de influencias en la asignación de contratos a una empresa china para que la población criticara el Gobierno de Morales y desacreditara la inversión china en Bolivia al poner en duda el rol estratégico que la potencia mundial tiene en América Latina. 

>> Estados Unidos no cesa en sus ataques contra Bolivia

Brasil: Juicio político a Dilma y deterioro de la imagen de Lula

Opositores a Dilma Rousseff pusieron en marcha una estrategia para atacar su Gobierno poco después de su reelección en 2015. El objetivo fue convencer a los brasileños de que la dignataria estaba detrás de la corrupción en la estatal Petrobras, junto con militantes de Partido de los Trabajadores (PT). 

>> ¿Qué hay detrás de los ataques contra el PT en Brasil?

Medios de comunicación de derecha se hicieron eco de las acusaciones a Rousseff por maniobras ilegales y construyeron las bases para que diputados de opositores en el Congreso pidieran un juicio político. El presidente del Congreso, Eduardo Cuhna dijo que el impeachment (juicio político) contra la presidenta será este año 2016.

>> Juzgarán a Eduardo Cunha por caso Petrobras

Luego de que el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva anunciara su postulación a la presidencia para 2018, la Policía Federal de Brasil allanó su residencia y posteriormente fue llevado a rendir declaraciones en calidad de detenido por el caso de corrupción en Petrobras. Tres horas después fue puesto en libertad. 

>> El show mediático a raíz de la breve detención de Lula

Ecuador: Intento de golpe de Estado

Rafael Correa enfrentó a mediados de 2015, una amenazante agresión de la derecha nacional que llamaron a los ciudadanos a protestar contra la reforma de la ley de Redistribución de la Riqueza (ley de Herencias) y de Ganancias Extraordinarias (Plusvalía), pese a que el Ejecutivo explicó de qué se trataba y el porqué de la modificación e instó a debatir la normativa. 

La violencia promovida por sectores de oposición dejó varios muertos y se extendió hasta finales de ese año, la intención de fondo era convocar elecciones o derrocar a Correa mediante un golpe de Estado. La derecha llegó a persuadir a agentes policiales para atacar a la población y de ese modo generar caos. 

>> Desestabilización de la derecha en Ecuador

El pasado 11 de febrero, Correa volvió alertar de intentos desestabilización de la derecha por la supuesta irresponsabilidad de su Gobierno con el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas del Ecuador (ISSFFA).

Durante un concentración frente al Palacio de Carondelet, Correa llamó al pueblo ecuatoriano a rechazar las mentiras de la derecha. "Vamos respaldar a la Revolución Ciudadana, vamos a respaldar los logros de nuestra Gobierno", expresó. 

Argentina: La arrasadora llegada de Macri

En Argentina la derecha fijó su meta en procurar la culminación del gobierno kirchnerista mediante una estratégica campaña mediática para perjudicar la gestión de la exmandataria Cristina Fernández, a causa de los fondos buitre.

La deuda fue concebida antes de la llegada a la presidencia de Néstor Kirchner, y este realizó un canje entre 2005 y 2010 para pagar a los bonistas bajo un acuerdo.

La derecha se encargó se crear dudas en la población acerca de la estabilidad económica del país, razón por la que según la oposición el Gobierno no accedía a la solicitud de los acreedores.

>> Macri endeudará a Argentina para pagar a fondos buitre

Sectores de la derecha intensificaron su campaña contra la mandataria durante el proceso que llevaba el fiscal fallecido, Alberto Nisman, sobre el supuesto encubrimiento de iraníes en el atentado a la (Asociación Mutual Israelita Argentina) AMIA de 1994, que dejó más de 80 muertos y unos 300 heridos.  

Pese a que el Gobierno desclasificó la información de Nisman y no se encontró prueba de la participación de Fernández y el entonces canciller, Héctor Timmerman, en el supuesto encubrimiento de iraníes, y se reformó el servicio de inteligencia, la derecha internacional intentó difamar a la presidenta insinuando que estaba implicada en el asesinato de Nisman, ocurrido el 18 de enero de 2015. 

La arremetida mediática se extendió para que la población eligiera a Mauricio Macri en los comicios presidenciales. Macri venció al candidato kirchnerista, Daniel Scioli, y tras su llegada los argentinos ha visto vulnerados sus derechos sociales y laborales. 

>> Las medidas de Macri que llevaron a los argentinos a protestar

Desde que asumió el pasado 10 de diciembre, sus políticas consideradas neoliberales, benefician a corporaciones y trasnacionales. Ha despedido a más de 400 mil empleados, criminalizado la protesta e impedido que los argentinos protejan los logros alcanzados en la era kirchnerista.    

>> Los 5 logros de la era K

La arremetida de la derecha radical no es solo contra los gobernantes progresistas de América Latina, sino que se ha extendido hacia quienes apoyan el proyecto antineoliberal.

En marzo de este año, el defensor de los Derechos Humanos, Adolfo Pérez Esquivel, denunció el saqueo de su casa, ubicada  en la ciudad de Mar de Plata, por parte de grupos neonazis que actúan con total impunidad en Argentina.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.