• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Publicado 17 agosto 2015





Según el historiador Juan Paz y Miño, la oposición no tiene el liderazgo suficiente para derrocar a Rafael Correa.

El paro nacional que convocó la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) junto al Frente Unitario de Trabajadores (FUT) no ha tenido el efecto que ellos esperaban.

Para el historiador y profesor de la Universidad Católica de Quito, Juan Paz y Miño, con esta convocatoria quedó demostrado una vez más que la mayoría del pueblo de la nación suramericana está con el presidente Rafael Correa, además de que la derecha no tiene las posibilidades de articular una fuerza capaz de realizar el soñado golpe de Estado. 

En entrevista con teleSUR, el especialista agregó que la derecha ecuatoriana no tienen ningún líder que pueda ser alternativo al Gobierno. 

"El apoyo que están dando las élites ecuatorianas a  la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie) y al Frente Unitario de Trabajadores (FUT)  simplemente significa que las reivindicaciones funcionen a favor de sus intereses", destacó el analista.  

Pulse aquí y→ Conozca qué está pasando en Ecuador

Reiteró una vez más que no existe unidad total en el movimiento indígena ni de los trabajadores, ellos están divididos, y aunque son organizaciones respetables y populares en Ecuador, "Correa es apoyado por otras organizaciones de la mismo índole. Ese supuesto paro nacional sólo se da en Quito y ha ido perdiendo fuerza original por lo que se irá extinguiendo y caerá de muerte natural".  

En ese sentido, el corresponsal de teleSUR Juan Pablo Ruíz informó que el tránsito en el país se mantiene normalizado a pesar de que los dirigentes opositores convocaron a continuar con las protestas.

"El anuncio del paro no ha tenido el efecto que la oposición esperaba y por ello han llamado a radicalizar las manifestaciones", destacó el periodista.  

Vea aquí→ Correa: oposición ha fracasado en sus planes desestabilizadores

En Contexto
Desde junio pasado la ultraderecha opositora en Ecuador ha realizado protestas que solo buscan desestabilizar al Gobierno legítimo de Rafael Correa. La mayoría de las convocatorias, protagonizadas en Quito y Guayaquil, han terminado en violencia.
Los opositores han causado graves daños a la propiedad privada y patrimonial los últimos días en enfrentamientos con la Policía. Han dicho que están decididos a incitar a sus compañeros a tomar el Palacio de Carondelet -sede del Gobierno- por la fuerza.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.