• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los gitanos protestaron frente a la sede de la RAE

Los gitanos protestaron frente a la sede de la RAE | Foto: Vía Twitter

Publicado 7 noviembre 2014

A través de un comunicado, la Real Academia Española expresó "su máximo respeto y consideración" hacia la comunidad gitana, pero no va a cambiar las definiciones de "gitano" y "gitanada" que figuran en el Diccionario porque se usan "en el español hablado y literario desde 1500 hasta hoy mismo".

La Real Academia Española (RAE) respondió a las quejas sobre la asociación de la palabra 'engaño' con los términos 'gitano' y 'gitanada' en su diccionario. Este viernes,  dijeron  que esas acepciones están recogidas en el uso real del español hablado y literario desde 1500 hasta la actualidad.

En la última edición del 'Diccionario de la Real Academia Española', la palabra 'gitano' aparece asimilada a 'trapacero', que, según la propia RAE 'procura engañar a alguien en un asunto' con 'astucias, falsedades y mentiras'.

Este viernes la Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad convocó una concentración, ante la sede la RAE, en protesta por la entrada de "gitano" en la nueva edición del Diccionario, una de cuyas acepciones remite a "trapacero", definido como alguien "que con astucia, falsedades y mentiras procura engañar a alguien en un asunto". 

A la asociación de gitanas les parece que el término "es obsoleto y no hace más que alimentar una serie de prejuicios y estereotipos que ya existen" sobre este pueblo. Por tanto, le pidieron a la Academia que elimine "una acepción tan peyorativa como esta". 

Por su parte, la Unión Romaní calificó la definición de "inyección de ánimo" a los "racistas del país". 

El Defensor del Pueblo ya se dirigió en febrero a la RAE para que revisara las acepciones de "gitanada" y "gitano" que se contenían en la 22 edición de su Diccionario en lo que se refería a la que imputaba en la definición "a un colectivo de personas, por el mero hecho de su pertenencia al mismo, una conducta negativa, en concreto de engaño". 

El "engaño" es, según el Defensor, algo "constitutivo de delito" y "discriminatorio" y mantener esa definición contribuye "a la creación y mantenimiento de actitudes sociales racistas y xenófobas". 

La respuesta de la RAE

La RAE se ha pronunciado en numerosas ocasiones sobre las razones por las que mantenía estos términos, y de nuevo el pleno de la Academia ha vuelto a fijar su postura al respecto en un comunicado.

En su comunicado, la Academia recuerda que, desde julio de 2013 y a lo largo del presente año, ha contestado a los escritos que la oficina de la Defensora del Pueblo le cursó acerca de la redacción de los artículos "gitano" Y "gitanada" en la 23ª edición del Diccionario de la Lengua Española.

 Ambos artículos fueron modificados en relación al texto de la 22ª edición del Diccionario publicada en 2001. Se adjuntó, en todo caso, a la Defensora del Pueblo "cumplida documentación lexicográfica que acredita que ninguna de las acepciones reseñadas, tanto las de contenido neutro como las positivas y las peyorativas, es ajena al uso del español literario y hablado desde 1500 hasta hoy mismo".

"El que una palabra o acepción figure en el Diccionario de la lengua española no es fruto de una invención o de la voluntad arbitraria de la Academia, sino que obedece a la obligada incorporación a este repertorio lexicográfico de los usos léxicos del español utilizado en la realidad", afirmó el comunicado.

La Real Academia Española "manifiesta su máximo respeto y consideración hacia la comunidad gitana y todos y cada uno de sus miembros", pero "no puede declinar su compromiso, mantenido desde hace tres siglos, de ofrecer al conjunto de nuestra comunidad lingüística el repertorio más fiel que sea posible de las palabras que los hispanohablantes usan libre y espontáneamente en todas sus acepciones". 

Cuando se le plantean peticiones de eliminar del diccionario determinadas entradas o acepciones, la Academia "examina con cuidado todos los casos", pero "no siempre puede atender algunas propuestas de supresión, pues los sentidos implicados han estado hasta hace poco, o siguen estando vigentes en la comunidad social". 

"Al plasmarlos en el Diccionario, el lexicógrafo está haciendo un ejercicio de veracidad; está reflejando usos lingüísticos efectivos, pero no está incitando a nadie a ninguna descalificación ni presta su aquiescencia a las creencias o percepciones correspondientes", indicó la Academia.

Tags

RAE

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.