• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La constelación de Casiopea nunca se oculta en el horizonte.

La constelación de Casiopea nunca se oculta en el horizonte. | Foto: EFE

Publicado 10 octubre 2016

A través de las imágenes del Hubble los científicos demuestran que hubo un choque entre NGC 278 y otra galaxia.

Las nuevas imágenes del telescopio espacial Hubble de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por su sigla en inglés) permitieron a los científicos entender por qué las zonas periféricas de los brazos espirales de la Galaxia NGC 278, en la que constantemente se están formando estrellas activas, continúan "muertos".

Esta galaxia fue observada desde arriba, lo que permite ver sus brazos espirales y núcleo. El color azul presente en la parte interior de los brazos ha llevado a los investigadores a concluir que dentro de NGC 278, continuamente, se están formando estrellas, se informó desde la NASA.

>> China pone en marcha el radiotelescopio más grande del mundo

Asimismo, han dicho que las nuevas estrellas aparecen solo en la parte interior de los brazos, es decir, a menos de 10 mil años luz del centro. Además, sostienen que en las partes periféricas, aquellas que se mantienen oscuras, no se observan nuevas estrellas. 

Por medio de las fotografías de la galaxia NGC 278, logradas con la cámara WFPC2, los astrónomos revelaron el secreto de Casiopea. Se logró conocer a través de las imágenes que NGC 278 chocó con una galaxia pequeña, que contenía grandes reservas de gas neutro. Este choque hizo que la parte central de NGC 278 se encendiera. Al tiempo que el polvo de la galaxia muerta fue a parar a las zonas periféricas de los brazos de NGC 278. Lo que explica que sean más oscuros. Descubierto así el misterio de la galaxia.

>> Satélite Gaia crea mapa con más de mil millones de estrellas

En contexto

La Galaxia NGC 278 es un gran cúmulo globular de estrellas ubicado en las afuera de la Vía Láctea. Está en la constelación de Casiopea, específicamente, a 40 millones de años luz del planeta Tierra. Esta fue descubierta en 1786 por el astrónomo británico William Herschel. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.