• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El alcalde Jorge Neftalí Romero era una pieza fundamental en el plan de la Mara

El alcalde Jorge Neftalí Romero era una pieza fundamental en el plan de la Mara | Foto: El salvador.com

Publicado 29 abril 2016

La organización criminal pretendía financiar la carrera política de un alcalde hondureño para convertirlo posteriormente en el presidente del Legislativo del país centroamericano.

La Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) de Honduras luego de una exhaustiva investigación concluyó que la organización criminal  “Mara Salvatrucha”  (MS) que hace vida principalmente en América Central (Guatemala, El Salvador, Honduras) otorgó una alta suma de dinero con el objetivo de llevar a un alcalde al congreso.

Según un informe publicado este jueves por el periódico La Prensa de Honduras, la pandilla tenía invertidos alrededor de 8,8 millones de dólares en bancos, bienes y empresas, fondos provenientes de la extorsión.

Se había destinado de ese dinero aproximadamente unos 12 millones de lempiras (530 mil 334 dólares) para apoyar a Jorge Neftalí Romero, alcalde de Talanga, localidad ubicada en el departamento de Francisco Morazán de Honduras para ayudarlo a promoverlo y se convirtiera en diputado.

El alcalde había sido detenido hace unos meses durante la llamada "Operación Avalancha”, un megaoperativo que se realizó en Honduras para la incautación de bienes obtenidos por extorsión.

>>El marketing de la violencia en Honduras y el continuismo

De acuerdo con los investigadores, el plan que quería ejecutar la MS era el de financiar la campaña política para que el alcalde Romero fuese elegido diputado y luego postularlo a la presidencia del Congreso Nacional.

Dicha información fue constatada por el periódico La Prensa que tuvo acceso a los documentos clasificados de Atic.

Además del alcalde, la MS había organizado una artimaña que incluía a otros funcionarios y oficiales de la policía.

El informe de la Atic revela que “comenzaron a traer a su círculo a miembros de todas las instituciones, de la clase política, como el alcalde. La idea era que llegara a ser presidente del Congreso, invirtieron mucho dinero y lo hicieron alcalde con fraude electoral”.

>>Hondureñas exigen esclarecimiento del crimen de Berta Cáceres

Todo este sistema fue derribado en febrero de este año tras seis meses de investigación, teniendo como resultado la detención de integrantes de la Mara así como funcionarios públicos, siendo confiscados cerca de 200 millones de lempiras (unos nueve millones de dólares) además de viviendas de lujo y otros bienes.

“El modus operandi de la MS-13 en Honduras no es el mismo que en El Salvador o Guatemala. Solo es cuestión de investigar hacia dónde va el dinero que obtienen de la extorsión y de la venta de drogas. Ya no solo mantienen a los cabecillas que están presos en centros penales, sino que están invirtiendo en política y en la Operación Avalancha. Lo pudimos comprobar, las investigaciones siguen y los operativos continuarán”, devela el informe.

El Dato
Desde los años 60 se despliega en los barrios latinoamericanos grupos juveniles apodados "Los Sacaojos", "Los Comemuertos", "Vatos Locos". Dependiendo del país o la región, se denominan pandillas, bandas, galladas, clikas, parches, maras, barras. Lo cierto es que la prensa o la policía fungen como bautizadores de las bandas criminales, que toman de los nombres que les dan su valor. Se habla de pandillas en Nicaragua, y de maras en El Salvador, Guatemala y Honduras. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.