• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 24 agosto 2016

Jefe de la delegación del Gobierno de Colombia enfatizó que el acuerdo tiene contenido reparador; mientras que las FARC-EP perciben el acuerdo como la puerta abierta para el debate de ideas.

"Las sanciones previstas en el acuerdo tienen un amplio contenido reparador. La justicia transicional no es impunidad sino otra forma de hacer democracia", aseveró Humberto de la Calle, jefe negociador de la delegación del Gobierno de Colombia, durante la firma del acuerdo final entre las FARC-EP y el Gobierno colombiano este miércoles en La Habana, Cuba.

Con respecto al plebiscito, De la Calle señaló que los acuerdos representan una "hoja de ruta para Colombia" y tiene como propósito darle una nueva oportunidad a la vida pero "son los colombianos quienes decidirán si hemos acertado o no".

>> Santos: Plebiscito por la paz de Colombia será el 2 de octubre. 

"El narcotráfico no desaparecerá mañana pero el acuerdo es un paso enorme para mitigar los efectos de esa maldición", dijo el jefe negociador. Agregó que la reforma rural es un "diseño útil" que ayuda a superar el problema de los cultivos ilícitos generando un nuevo entorno en el tema del narcotráfico.

"Este marco es una oportunidad para profundizar la lucha contra la corrupción, estigma que compromete al sector público y al privado, es verdad que en la política local comienza la corrupción", enfatizó De la Calle.  

Dejación de las armas

"Las armas desaparecerán de las manos de las FARC-EP. Exigimos a las FARC-EP con firmeza la no repetición. Nadie deberá alentar formas de la mal llamada justicia privada", aseguró De la Calle.

Según el jefe negociador del Gobierno de Colombia se ha logrado establecer un "compromiso serio y transparente", el cual tiene un mecanismo de monitoreo y verificación de gran calado, "los miembros de la ONU y la Celac imprimen un sello de confianza" al proceso de paz.

Por último, agradeció a los gobiernos de Venezuela, Chile, Noruega y en especial al gobierno de Cuba por su apoyo y apertura durante todo el proceso de paz. 

>> Este es el comunicado de las FARC-EP y el Gobierno de Colombia.

Las FARC-EP perciben el acuerdo como un nuevo comienzo

El jefe de la delegación de las FARC-EP, Iván Márquez, aseguró este miércoles que el Acuerdo de Paz no es un punto de llegada, sino un punto de partida para un futuro de dignidad para todos los colombianos. 

Márquez aseveró que "este día se entregó a Colombia la potencia transformadora que hemos construido durante años de luchas". 

"Este día se entregan las armas, para entrar en el debate de las ideas", dijo Márquez, y agregó que "esto tiene como prioridad la trasformación social que claman las mayorías, es decir la gente pobre de Colombia".

Indicó que lo pobres de Colombia tendrán un puesto de lucha en la política del país. Tras este acuerdo los afrocolombianos, indígenas y mujeres de la nación tendrán el derecho que merecen, y el Gobierno deberá responder por estos, enfatizó.

>> Gobierno de Colombia y FARC-EP llegan a un acuerdo final.

Para esto debe abrirse un debate nacional, donde los diferentes grupos del pueblo colombiano se escuchen los unos a los otros, dijo el líder insurgente.

"La involucración de todos los colombianos es vital para que la paz duradera se de de manera perfecta", aseveró.

Agradeció a los Gobiernos de Cuba, Noruega, Chile y Venezuela, en este último recordó al líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez Frías.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.