• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Las víctimas pudieron ser pescadores que naufragaron durante meses hasta morir.

Las víctimas pudieron ser pescadores que naufragaron durante meses hasta morir. | Foto: RT

Publicado 29 noviembre 2015

Aún se analizan las teorías de la procedencia de las misteriosas naves y sus tripulantes, cuyo cuerpos se encontraban en avanzado estado de descomposición. 

En las costas de Japón encontraron 11 embarcaciones con una veintena de cadáveres que despertó el interés de investigadores y los cuerpos de rescate. 

Vea--→ Hallan pez radioactivo cerca de Fukushima en Japón. 

Aún se desconoce la procedencia de las misteriosas naves, así como su destino y las causas que provocaron el perecimiento de sus tripulantes. 

Los barcos encallaron en distintos puntos de la costa japonesa y alarmaron a las autoridades, debido a que en su interior estaban 20 cuerpos en avanzado estado de descomposición. 

Los rescatistas estiman que las embarcaciones permanecieron en alta mar durante muchos meses, sin que nadie se percatara de su ubicación. 

Hasta ahora, sólo se ha comprobado que los viajeros tenían un trozo de tela que parece ser de un bandera norcoreana y un cartel hecho a mano con la inscripción “Ejército Popular de Corea”. 

Interesante--→ Japoneses esperan abolición de las armas nucleares para el 2020. 

Esto podría ser un indicio de que los fallecidos eran marineros norcoreanos que intentaban llegar a otro país, sin embargo, por las naves antiguas, el diseño primitivo de sus cascos y la ausencia de equipos modernos como radares y demás sistemas de localización, hace pensar que se trataba de pescadores que naufragaron. 

Contexto

Este suceso ha vuelto a reflotar antiguos casos similares de barcos fantasmas, que aparecieron misteriosamente en las costas de diversos países.

Uno de los más resonantes fue el del Baychimo, un carguero que en octubre de 1931 quedó atrapado en el hielo ártico a menos de un kilómetro de la costa norte de Alaska y llegó a navegar 40 años a la deriva. Sus tripulantes decidieron abandonar la nave y refugiarse de la tormenta en la cercana ciudad de Barrow.

Cuando, dos días después regresaron, el buque había desaparecido. Durante varias semanas exploraron la helada zona en busca del navío, pero no hallaron rastro de su presencia.

A finales de noviembre, tras una fuerte tormenta de nieve, la Compañía de la Bahía de Hudson, propietaria del carguero, ordenó detener la búsqueda, ya que, lo más probable era que se hubiera hundido.

La última vez que se supo de esta nave fue en 1969, treinta años después de su abandono. En esa ocasión, fue localizado en una banquisa en el Mar de Beaufort. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.