• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La actual Constitución italiana concede a la Cámara de los Diputados y al Senado los mismos poderes legislativos.

La actual Constitución italiana concede a la Cámara de los Diputados y al Senado los mismos poderes legislativos. | Foto: EFE

Publicado 13 abril 2016

La reforma al texto constitucional de Italia deberá ser sometido al voto de la ciudadanía, en referendúm que podría realizarse en octubre de este año.

La reforma constitucional en Italia, impulsada por el primer ministro, Matteo Renzi, fue aprobada este martes en la Cámara de Diputados con 361 votos a favor y siete en contra.

El nuevo texto constitucional contempla, entre otros elementos, limitar los poderes del Senado y acabar con el bicameralismo perfecto que rige la política italiana desde hace siete décadas.

Tras la aprobación de esta medida, queda pendiente el pronunciamiento de la ciudadanía en un referéndum que se convocará previsiblemente en octubre, y6 que será fundamental para que la legislación pueda entrar en vigor.

>>Irán e Italia firman seis acuerdos de cooperación

La reforma no contó con el apoyo de los principales partidos de la oposición, como el Movimiento Cinco Estrellas o Forza Italia, que decidieron abandonar la cámara antes de la votación.

Luego de ser examinada en diversas oportunidades, la reforma constitucional sumó un paso en positivo de manera definitiva, y se encuentra en su fase final.

"Me lo juego todo, si pierdo el referéndum, me voy a casa", dijo recientemente el primer ministro de Italia.

EL DATO: La actual Constitución italiana concede a la Cámara de los Diputados y al Senado los mismos poderes legislativos, una medida que surgió para evitar concentrar el poder en una sola cámara.

Este modelo ha llevado a que en muchas ocasiones se tomarán años en la discusión para la aprobación de las leyes, debido a que debe ser aprobada por ambas cámaras en los mismos términos.

De aprobarse esta reforma en referéndum, el Senado se reducirá de 315 escaños a 100, no podrá votar mociones de confianza contra el Gobierno y debatirá únicamente un número limitado de leyes.

Tampoco percibirán sueldo por su rango de senadores, pero mantendrán la inmunidad parlamentaria.

La nueva cámara tendría menos competencias y debería ratificar sólo reformas de la Constitución, referéndum populares, y tratados internacionales, entre otras pocas cosas más.

Asimismo, el Gobierno podrá solicitar tramitar determinadas leyes en la Cámara de Diputados mediante un procedimiento abreviado, reservado a aquellas normativas que considere urgentes, de forma que los diputados deberán votarlas en un plazo máximo de 70 días, ampliable a 95 para aquellos asuntos especialmente complejos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.