• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El portavoz persa concluyó su declaración exhortando al Gobierno de Myanmar a aplicar una política realista y de paz para evitar que siga la violación de los derechos de los musulmanes.

El portavoz persa concluyó su declaración exhortando al Gobierno de Myanmar a aplicar una política realista y de paz para evitar que siga la violación de los derechos de los musulmanes. | Foto: EFE

Publicado 29 agosto 2017

El país persa condenó la persecución que se tiene en contra de los musulmanes, donde extremistas han asediado y asesinado a un gran número de ellos, provocando el desplazamiento forzoso. 

El portavoz de Ministerio de Exteriores de Irán, Bahram Qasemi, expresó la profunda preocupación e indignación del país persa por la continua violencia que se ha perpetrado en contra de la minoría musulmana de Myanmar. El titular transmitió el malestar del país ante tal situación que acontece con los musulmanes.

“En el marco del respeto a los derechos humanos fundamentales y a la dignidad humana como norma reconocida internacionalmente, el Gobierno de la República Islámica del Irán expresa su profunda preocupación por la continua violación de los derechos de los musulmanes en Myanmar”, declaró el lunes el diplomático.

>> Islamofobia en Europa

Myanmar, dominado por los budistas, tiene a sus espaldas un largo historial de discriminación y persecución contra los musulmanes. El Gobierno myanmarianense niega la plena ciudadanía a los musulmanes, y los considera como inmigrantes indocumentados de Bangladés, mientras la comunidad internacional y grupos pro derechos humanos rechazan tales argumentos, asegurando que esa minoría musulmana tiene raíces históricas en el territorio birmano.

Imagen de archivo de una manifestación en Lahore, Pakistán, para pedir al gobierno myanmarianense el cese de la violencia contra musulmanes de la minoría rohingya en Myanmar. 
Foto: EFE

El pasado sábado, el ejército myanmarianense abrió fuego contra cientos de aldeanos de esta minoría que intentaban refugiarse en el país vecino de Bangladés.

Los soldados dispararon contra los musulmanes que se habían congregado desde el viernes en el puesto fronterizo de Ghumdhum, pero no pudieron cruzar porque el Gobierno bangladesí no permite que los rohingyas tengan acceso a su territorio.

El recrudecimiento de la violencia del Ejército de Myanmar ha provocado la muerte de 92 musulmanes Rohingya en los últimos días.

Por otra parte, el Papa Francisco expresó el domingo su solidaridad con los musulmanes Rohingya y manifestó que todo el mundo deber ayudar a frenar la violencia contra ellos.

>> Daesh amenaza y rompe foto del papa Francisco


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.