• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El gobierno asegura que la Policía Federal intervino de manera pacífica y sin armas.

El gobierno asegura que la Policía Federal intervino de manera pacífica y sin armas. | Foto: Reuters

Publicado 21 junio 2016

Tres funcionarios, incluyendo el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, aseguran que la represión violenta estuvo dentro de los protocolos normales y que no hubo policías armados.

Las autoridades de México insistieron este lunes en la mentira y en minimizar la violenta represión este domingo de maestros del CNTE y sus simpatizantes por parte de la policía federal al decir que las fuerzas del orden se apegaron al protocolo normal en manifestaciones de esta naturaleza y que no estaban armados los agentes antimotines, pese a abundante evidencia que indica todo lo contrario.

“Los elementos que participaron no portaban armas de fuego”, aseguró el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Durante la violenta represión que dejó al menos 12 muertos, según la corresponsal de teleSUR en México, Aissa García, “se han respetado los protocolos de acción para esta clase de situaciones”, agregó el funcionario federal.

Lo mismo dijo el gobernador de Oaxaca, Gabano Cué, al asegurar que la policía federal no estaba armada y que los operativos se realizaron conforme a los protocolos de uso de fuerza aplicables a la contención de manifestaciones y bloqueos.

Los maestros y trabajadores agremiados en la Coordinadora National de Trabajadores de la Educación (CNTE), fueron violentamente dispersados a balazos y con gases lacrimógenos, entre otros usos de la fuerza excesiva, por lo que se generaron fuertes enfrentamientos que dejaron 12 muertos, 108 heridos, 24 detenidos y unos 22 desaparecidos.

Osorio Chong y Cué ofrecieron una confierencia conjunta la noche de este lunes, en la cual, sin embargo, prometieron que se llevará a cabo una investigación a fondo sobre los hechos que se registraron en Nochixtlán, Juchitán, y Hacienda Blanca, en el estado sureño de Oaxaca, en el marco de meses de protestas por parte de maestros que se oponen a la reforma educativa que ha impuesto el presidente Enrique Peña Nieto.

Periodistas le preguntaron al secretario de Gobernación si presentaría su renuncia como responsable de los lamentables sucesos, a lo cual respondió que ya hay en curso una investigación a través de la cual se determinará quiénes llevaban las armas y quiénes dispararon.

El funcionario explicó que la Policía Federal acudió a Nochixtlán a petición de la policía estata “por tratarse de una situación extraordinaria, la cual resultó grave, al haber personas que han sido víctimas de disparos y muchos lesionados”.

También aceptó que “los desbloqueos habían sido posibles con diálogo. En Nochixtlán fue una situación grave y extraordinaria”.

El gobernador oaxaqueño insistió en responsabilizar a los manifestantes por los hechos.

“Oaxaca ha sido víctima de bloqueos y actos vandálicos que lastiman la actividad económica y población”, dijo, al asegurar que en las autoridades han identificado “la presencia de grupos ajenos a la Coordinado Nacional de Trabajadores de la Educación que han ridiculizado los hechos y aumentado la violencia en manifestaciones que se lograban de manera pacifica”.

Mientras tanto, Jorge Ruiz Martínez, secretario de Seguridad Pública de Oaxaca, aseguró que durante el operativo policial los agentes actuaron de forma pacifica, y asegurón que del total de los “400 federales ninguno portaba arma de fuego en cumplimiento de sus labores”.


 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.