• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • El Reino Unido se ha convertido en el destino de muchos extranjeros del centroamérica y Europa (Foto:Archivo)

    El Reino Unido se ha convertido en el destino de muchos extranjeros del centroamérica y Europa (Foto:Archivo)

Publicado 27 febrero 2014

Unos 580 mil extranjeros viven en el Reino Unido desde septiembre de 2012, lo cual indica el incremento de la inmigración de manera notable, dado que en 2013 entraron al país 35 mil personas más.

El aumento de emigrantes en Londres muestra un golpe contundente a la política gubernamental para reducir la llegada de extranjeros. La cantidad de personas multiplicó en un 70 por ciento, indica un reporte de la Oficina Nacional de Estadísticas.

Este fenómeno se debe a la emigración desde países de la Unión Europea (UE), situación que no puede ser abordada por las autoridades del Reino Unido por el acuerdo de libre movilidad entre naciones del bloque.

Tan solo en 2013, 209 mil europeos -provenientes de Polonia, España, Italia y Portugal-, entraron al Reino Unido y residen en las ciudades principales, un aumento considerable respecto a los 149 mil emigrantes del año pasado.

Por ello, el primer ministro David Cameron aseguró que el Gobierno continuará implementando políticas para frenar la llegada de extranjeros al país de manera sustentable.

Respecto a el ingreso de europeos ilegales, Carmeron dijo que "seguimos concentrados en lidiar con el abuso del libro movimiento y también en reducir los atractivos que tiene el Reino Unido para otros ciudadanos en cuestiones relacionadas con los beneficios y el bienestar social".

Desde principios de año, el Reino Unido ha aprobado medidas dirigidas a restringir el acceso de inmigrantes a facilidades para tener cuentas bancarias, acceder a viviendas y disfrutar de servicios sociales como la salud.

Sin embargo, varios sectores políticos de oposición se han opuesto a las acciones e intentan promover otras soluciones. El líder del Partido por la Independencia del Reino Unido, Nigel Farage, criticó los objetivos del Gobierno cuanto a las metas de reducir la inmigración. "Francamente no tiene sentido poner objetivos de limitar la entrada cuando ni siquiera se puede decidir quiénes ingresan al país", sostuvo.

Cambios en Ley de inmigración

El pasado 30 de enero, el Gobierno británico impulsó medidas para poder retirar la ciudadanía británica a los extranjeros, sospechosos de terroristas, mediante una enmienda a la ley de inmigración aprobada en las Cámara de los Comunes.

La reforma permitiría a Londres despojar del pasaporte a quienes tengan una conducta “seriamente perjudicial para los intereses vitales del Reino Unido”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.