• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El nuevo esquema de precios establece un monto de un bolívar por litro para la gasolina de 91 octanos, y de seis bolívares por litro para la de 95 octanos.

El nuevo esquema de precios establece un monto de un bolívar por litro para la gasolina de 91 octanos, y de seis bolívares por litro para la de 95 octanos. | Foto: EFE

Publicado 17 marzo 2016





A un mes del ajuste de precio, la gasolina en Venezuela sigue siendo de las más baratas del mundo, teniendo un impacto mínimo en la inflación.

Hace un mes el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció un ajuste al subsidio para la gasolina que aún sigue siendo la más bajo del planeta, ya que el nuevo esquema establece un monto de apenas un bolívar por litro para la gasolina de 91 octanos, y de seis bolívares por litro para la de 95 octanos.

Un tanque promedio de 40 litros tiene un costo de 40 bolívares, en el caso de 91 octanos, y de 240 bolívares, por consumo de 95 octanos, lo que equivale a una diferencia de 200 bolívares (83 por ciento). 

Los usuarios deben tomar en cuenta el diferencial que existe entre los costos de producción de ambos tipos de combustibles. Para producir gasolina de 95 octanos, la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) necesita importar algunos componentes como el metil-tert-butil-éter, conocido por sus siglas como MTBE.

El impacto en la economía puede medirse a través del:


- Equilibrio fiscal para motorizar bienes y servicios en la economía

Un balance de los primeros tres días de aplicación del nuevo esquema del precio de la gasolina, la recaudación de ubicó en 165 millones de bolívares.

El subsidio del combustible en Venezuela por parte del Estado representaba una pérdida anual de 12 mil 592 millones de dólares, a causa de la diferencia entre los costos de producción y el precio de venta.

El anterior esquema de comercialización de las gasolinas de 91 y 95 octanos dejaban al país un saldo negativo diario de 38 y 86 millones de bolívares  respectivamente, por el diferencial existente entre el precio de venta- que había estado congelado desde hace casi 20 años en Bs 0,070 y Bs 0,097 por litro) y la estructura de costo, que oscila entre 2,4 y 2,7 bolívares.

- Mantener la inversión en programas sociales

Todos los recursos recaudados con el nuevo sistema de precios serán destinados al Fondo Nacional de Misiones, para garantizar continuidad en la construcción de viviendas y la inversión social en salud, educación y cultura.

Del total, 30 por ciento será asignado al desarrollo de la Misión Transporte para optimizar la atención de los trabajadores de este sector.

Una semana antes de la entrada en vigencia del nuevo esquema, en el país se reportó una recaudación por venta de gasolina de 3,28 millones de bolívares, mientras que el viernes 19, cuando comenzó su aplicación, dicha recaudación se incrementó a 188 millones de bolívares.

- Consumo real del octanaje que requieren los vehículos de los usuarios

El parque automotor venezolano supera las 4,4 millones de unidades, de las cuales históricamente el 70 por ciento consumía carburante de 95 octanos, cuando en realidad podía funcionar perfectamente con el combustible de 91.

Resaltó que el viernes 12 de febrero en Venezuela hubo un consumo de 41 millones de litros de gasolina, en tanto que el viernes 19 la demanda del combustible se incrementó en dos millones de litros, para situarse en 43 millones de litros.

La gasolina de 91 es recomendada para los motores de carros más antiguos, ya que tienen una relación de compresión menor a los motores de fabricación más reciente. Mientras que la gasolina de 95 es sugerida para los vehículos más nuevos, cuyos motores manejan relaciones de compresión mayores y necesitan el uso de combustibles con un poder antidetonante más alto. 

- Ofrecer viabilidad al rol del Estado con otra fuente de recursos debido a la baja en los precios del crudo

La economía venezolana se vio afectada por un conjunto de desequilibrios producto de una Guerra No Convencional a lo cual se suma una reducción de ingresos petroleros que en 2015 fue cercana a 60 por ciento y hoy sobrepasa el 70 por ciento. El año 2015 cerró con una cesta de petróleo con un precio cercano a 29 dólares el barril.

- Evitar altos costos al Estado por el subsidio histórico, dado que en más de dos décadas el precio del combustible no se ajustaba

- Establecer precios internacionales en las estaciones de servicio ubicadas en las regiones fronterizas

- Un 75 por ciento de la flota de transporte público utiliza como combustible el gasoil por lo cual el ajuste en el precio de la gasolina no afecta a este sector

 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.