• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los llamados "cambatientes extranjeros" no serán recibidos en Holanda. (Foto: Archivo)

Los llamados "cambatientes extranjeros" no serán recibidos en Holanda. (Foto: Archivo)

Publicado 29 agosto 2014

La iniciativa es parte de un plan que pretende poner en marcha el Estado para acabar con este fenómeno creciente. Al menos 130 holandeses se han sumado al Estado Islámico.

A los llamados “combatientes extranjeros”, ciudadanos holandeses que han viajado a Siria o Irak para unirse a grupos del Estado Islámico y que desean regresar luego al país, les será retirado el pasaporte, informó este viernes el gobierno de Holanda.

La iniciativa fue anunciada en rueda de prensa como adelanto a un plan que pretende poner en marcha el Estado para acabar con este fenómeno, que ha llevado a ciudadanos europeos y británicos a viajar a Medio Oriente para convertirse al Islam e integrarse al terrorismo.

No obstante, la medida se implementaría siempre y cuando existan "sospechas razonables" de que el individuo tiene vínculos con actividades criminales, explicó el Gobierno. Cifras oficiales destacan que al menos 130 holandeses se han sumado a grupos yihadistas en áreas de conflicto, 30 de los cuales regresaron al país y otros 14 murieron en combate.

"Se va a endurecer la ley para retirar la nacionalidad holandesa a los yihadistas que se sumen a un grupo terrorista armado, incluso sin una condena penal", señaló en una el ministro de Justicia, Ivo Opstelten.

De modo que la persona que le sea retirado el pasaporte, no podrá entrar al país. Esto también se tomará en cuenta cuando se conozca de una persona que haya sido entrenada en un centro yihadista o haya ayudado a reclutar combatientes.

Un holandés carcelero de Foley

El pasado 24 de agosto, los servicios secretos del Reino Unido identificaron al yihadista británico sospechoso de haber asesinado al periodista estadounidense James Foley, y este viernes, un ciudadano belga que en 2013 se unió a los yihadistas en Siria, asegura que el periodista estadounidense estuvo bajo custodia de un holandés. 

El padre de Jejoen Bontinck, quien desde los 17 años lucha con terroristas, declaró al programa de televisión de actualidad EenVandaag, que su hijo vió al holandés como carcelero de Foley en la cárcel del EI, donde lo secuestraron en noviembre de 2012. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.