• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • La radio comunitaria permite expresarse a los que no tienen voz. (Foto: teleSUR)

    La radio comunitaria permite expresarse a los que no tienen voz. (Foto: teleSUR)

Publicado 1 abril 2014

El norte de Guatemala cuenta con una emisora de espíritu de servicio de formación social, que se ha convertido en una alternativa de información y comunicación para las comunidades rurales.

Radio Sembrador "nació para eso, para darle voz a los sin voz", expresó Martín Ramírez, director de la emisora. Esta radio ha tenido que librar una campaña de ataques porque su programación responde a cuatro ejes temáticos: la fe católica, la información, el entretenimiento y la formación social.

"La radio valora principalmente la dignidad de cada persona", manifestó un radioescucha guatemalteco.

Radio Sembrador, cuya programación es producida por la población organizada, se sostiene con donaciones de la audiencia y de la venta de espacios publicitarios selectos, que no inducen al consumismo libertino.  En un país multilingües, donde la tasa de analfabetismo supera el 59 por ciento en la población maya, según datos oficiales, Radio Sembrador también transmite su programación sin barreras idiomáticas.

Históricamente la filosofía de la radio comunitaria es la de permitir expresarse a los que no tienen voz, de servir de portavoz de los oprimidos (opresión racista, sexista o de clase social) y, en general, de ofrecer una herramienta para el desarrollo.

La radio comunitaria es definida a partir de tres aspectos que la caracterizan: se trata de una actividad con fines no lucrativos, la comunidad tiene el control sobre la propiedad y está caracterizada por la participación de la comunidad.

Existen en América Latina aproximadamente mil radios que se pueden considerar comunitarias, educativas, populares o ciudadanas. Se identifican por sus objetivos políticos de transformación social, de búsqueda de un sistema justo, con vigencia de los derechos humanos, con acceso y participación de las mayorías en el poder. Se reconocen también por no tener fines de lucro. Esto no les impide crecer, intentando una inserción en el mercado.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.