• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Las guarimbas constituyen una de las formas más violentas de protestar en Venezuela. (Foto: Archivo)

    Las guarimbas constituyen una de las formas más violentas de protestar en Venezuela. (Foto: Archivo)

Publicado 9 abril 2014

La quema de desechos y cauchos en las denominadas guarimbas genera gran cantidad de sustancias cancerígenas que son liberadas al ambiente, lo que afecta la salud no sólo de quienes las propician sino de la comunidad adyacente a los focos violentos.

El director general de Salud Ambiental del Ministerio para la Salud de Venezuela, Jesús Toro, explicó este martes que “el cuerpo no tiene la capacidad para expeler esos contaminantes, y por lo tanto, se van a quedar permanentemente en el sistema respiratorio”.

Durante una entrevista en el canal del Estado, Venezolana de Televisión, el especialista indicó que la inhalación de estas sustancias tóxicas “ocasionará en pocos años consecuencias fatales” en la salud de las personas que queman los desechos como medio de protesta, así como para los vecinos de los lugares donde hacen las guarimbas.

Toro indicó que esta contaminación generada de manera artificial por la acción del hombre rebasa la toda capacidad de defensa de los organismos.

“No es lo mismo lo que podemos respirar en 100 días de contaminación porque hay un incendio natural de vegetación, a que te pongan un caucho frente a tu casa. Lo que respirabas en 100 días lo estas respirando en una hora”, precisó.

Las guarimbas constituyen una de las formas más violentas de protestar en Venezuela, éstas fueron instauradas en 2004, cuando le hicieron un golpe de Estado al entonces presidente de ese país, Hugo Chávez, y reeditadas desde el 12 de febrero pasado como parte del intento de golpe blando para desestabilizar el Gobierno del presidente Nicolás Maduro por parte de la derecha venezolana.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.