• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Los recientes combates han generado nuevos desplazamientos forzados de miles de ciudadanos sudaneses (Foto: Archivo)

    Los recientes combates han generado nuevos desplazamientos forzados de miles de ciudadanos sudaneses (Foto: Archivo)

Publicado 9 mayo 2014

El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, y el opositor, Riek Machar, firmaron este viernes en la ciudad de Addis Abeba un acuerdo para el cese al fuego, con el fin de buscar una salida negociada al conflicto que azota a la nación africana.

Los líderes de ambas partes firmaron este viernes el documento, titulado "Acuerdo para resolver la crisis en Sudán del Sur", ante los medios, donde se vieron personalmente por primera vez desde el inicio de la crisis, a mediados del pasado diciembre.

Recientemente el país fue escenario de masacres étnicas que desataron el pánico entre los pobladores de la nación más joven que obtuvo su independencia de Sudán en 2011. También en el estado de Bar el Gazal Occidental, jóvenes rebeldes y fuerzas del Ejército se enfrentaron a muerte.

La misión de la Organización de Naciones Unidas (ONU) advierte que los combates han generado nuevos desplazamientos forzados, por lo que reiteró el llamado a respetar el pacto entre el Gobierno y los rebeldes sellado en la víspera de año nuevo.

También, denunciaron violaciones de los derechos humanos durante los más de cuatro meses de conflicto, incluyendo ataques étnicos. Kiir pertenece a los Dinka y Mashar a los Nuer, unas comunidades que chocan desde antes de la independencia del país.

En ese sentido, la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Navi Pillay, afirmó este viernes que como antigua presidenta del Tribunal Internacional Penal para Ruanda, reconoce en los actos perpetrados en Sudán del Sur los antecedentes de un genocidio.

"El odio a través de medios de comunicación (la radio, especialmente), incluso con llamamientos a violar a mujeres de un grupo étnico específico, los ataques contra civiles en hospitales, iglesias y mezquitas, y contra gente que se alberga en recintos de la ONU (...) todo en función de la pertenencia étnica de la víctima", explicó la alta comisionada.

Tropas leales al presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, se enfrentan a insurgentes partidarios de su principal rival, el exvicepresidente Riek Mashar, desde diciembre pasado cuando este intentó perpetrar un golpe de Estado y estalló la crisis que ha dejado más de mil muertos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.