• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Las movilizaciones se ejecutan en Sao Paulo, una de las ciudades más importantes del país suramericano.

Las movilizaciones se ejecutan en Sao Paulo, una de las ciudades más importantes del país suramericano. | Foto: Reuters

Publicado 8 septiembre 2016

El pueblo brasileño prevé llegar a la casa del presidente interino en Sao Paulo para exigir su salida del Gobierno.

Las protestas contra el gobierno del presidente interino de Brasil, Michel Temer, continúan este jueves en las calles de Sao Paulo para exigir su salida del gobierno. Los manifestantes tienen previsto llegar a la casa del mandatario en esa ciudad.

El director del SP Cine (empresa pública de cine y audiovisual de São Paulo), Alfredo Manevy informó que una vez más el pueblo de Brasil ha tomado las calles como señal de descontento, iniciando esta jornada en el Largo da Batata, en el oeste de la ciudad, y prevé llegar al distrito de Alto de Pinheiros, donde vive el dirigente del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

>> Brasil celebra su Independencia en medio de protestas anti-Temer

Un acto encabezado por los movimientos sociales y sindicales reunidos en organizaciones como el MST, CUT, MTST y UNE, bajo las consignas como "Fuera Temer", "Ningún derecho menos, elecciones directas ya".

El titular de la SP Cine destacó que las movilizaciones se han dado en todo Brasil: "Son muy intensas y crecientes. El domingo hubo más de 100 mil personas sólo en Sao Paulo". Sin embargo "La policía está cercando a los jóvenes", alertó.

Con respecto a esa situación las autoridades aseguraron que hubo hechos violentos propiciados por los manifestantes el pasado domingo, por lo que procedieron a la detención de adolescentes menores de 18 años. Manevy se opone a la versión y asegura que "la protesta era pacífica, con familias y niños".

Asimismo el abogado miembro del Consejo Estadal de Derechos Humanos, Ariel de Castro Alves, indicó que la detención de los jóvenes (cinco hombres y tres mujeres) fue considerada ilegal por "una verdadera aberración jurídica".

Manevy explicó que "la mayoría de la población no comprendió por qué hubo el impeachment pero ahora empiezan a entender. Muchos de los que decían 'Fuera Dilma' no desean a Temer y quieren elecciones generales. Él tiene la menor aprobación histórica para un gobierno que empieza".

Por otra parte, para el próximo domingo las organizaciones preven otra movilización multitudinaria para exigir la celebración de nuevos comicios presidenciales, en vista del rechazo a Temer, quien asumió la primera magistratura después del juicio político contra la mandataria electa, Dilma Rousseff.

Las protestas cuentan con el apoyo de los sindicatos de la banca, el sector químico y el metalúrgico.

>> Brasileños abrazan a Rousseff al salir de Palacio de Gobierno

El espaldarazo de EE.UU.

Mientras que el pueblo ha mostrado rechazo a Temer, el gobierno estadounidense manifestó su respaldo a la gestión del sucesor de Rousseff.

El vocero de la Casa Blanca, Joe Biden, indicó este miércoles que: "Estados Unidos seguirá trabajando de cerca con el presidente Temer, porque Brasil es y seguirá siendo uno de los socios principales de la región".

Temer fue abucheado el pasado miércoles durante los actos por el Día de la Independencia y se abstuvo de utilizar la banda presidencial, reseñaron agencias.

En contexto

El Senado (por 61 votos a favor y 20 en contra) destituyó a la presidenta sin justa causa y su derecho de defensa fue cercenado en diversas etapas del proceso, denunció el abogado defensor José Eduardo Cardozo. 

Rousseff fue acusada de supuesta violación de la Ley de Responsabilidad Fiscal por dictar tres decretos sin autorización del Congreso que presuntamente manipularon las cuentas públicas de 2014 (año de su reelección) y de inicios de 2015. 

También fue acusada por atrasos en depósitos que el Estado debía hacer en la banca pública para costear diversos planes del Gobierno. La derecha sostiene que eso se convirtió en un crédito que generó luego costosos intereses.

Luego de que el Senado de Brasil destituyera definitivamente a la mandataria Dilma Rousseff, apartada de su cargo desde mayo de este año, cientos de manifestantes salieron a las calles para protestar ante el llamado golpe parlamentario. 

El descontento del pueblo de Brasil tras la decisión comenzó cuando el juicio político fue presentado y aprobado por la Cámara de Diputados de Brasil interrumpiendo de este modo el mandato de la presidenta Rousseff dos años antes.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.