• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 12 julio 2015

La misa que preside el Sumo Pontífice es celebrada desde el parque Ñu Guasú, en un retablo elaborado con cocos y maíz.

El papa Francisco llamó a cambiar la lógica del egoísmo por la hospitalidad desde el parque Ñu Guasú de Asunción, Paraguay, en su última homilía antes de partir al Vaticano.

“Jesús como buen maestro los envía a vivir de otra manera, con otra ley, bajo otra norma. Es pasar de la lógica del egoísmo, de la clausura, de la lucha, de la división, de la superioridad, a la lógica de la vida, de la gratuidad, del amor. De la lógica del dominio, del aplastar, manipular; a la lógica del acoger, recibir y ciudar”, aseveró el Pontífice.

En esta última misa antes de finalizar su gira por Suramérica, el Vicario de Cristo aseveró que éstas son “dos maneras de afrontar la vida”, al tiempo que aseguró que Jesús “no los envía como poderosos, dueños, jefes o cargados de normas”, al contrario, destacó que "el camino del cristiano es transformar el corazón".

Lea también→ El Papa cierra gira por Latinoamérica con multitudinaria misa en Paraguay

En su sermón, explicó que la lógica del evangelio “no se convence con los argumentos, con las estrategias, con las tácticas, sino simplemente aprendiendo a alojar, a hospedar”, especialmente a los más necesitados.

Pidió por la hospitalidad “con el hambriento, con el sediento, con el desnudo, con el enfermo, con el paralítico, con el que no piensa como nosotros, con el que no tiene fe o la ha perdido por culpa nuestra, con las culturas diferentes, con el pecador”.

“Cuanto bien podemos hacer si nos animamos a aprender este lenguaje de la hospitalidad... cuántas heridas, cuántas desesperanzas se pueden curar en un hogar donde uno se sienta bien recibido”, dijo el papa.

Entérese→ Paraguay: Papa destaca lucha de Bañado Norte por una vida digna

En esta homilía celebrada frente a más de un millón de personas, Francisco alteró sobre los riesgos de la soledad “que destruye silenciosamente tantas vidas, un mal que va haciendo nido en nuestro corazón y comiendo nuestra hospitalidad”. Señaló que la soledad “nos va alejando de los demás, nos va encerrando en nosotros mismos” y llamó a las comunidades mantenerse unidas.

Antes de iniciar el rezo Ángelus, el Santo Padre aseguró que la fe de los paraguayos está “impregnada de amor a la Virgen y acuden con confianza a su madre". Agregó que “la Virgen los consuela y con la ternura de su amor les enciende la esperanza”, además pidió que “con la ayuda de María la Iglesia sea madre de todos, que sepa hospedar a todos los pueblos”.

El acto religioso fue celebrado desde un retablo elaborado con cocos y maíz, de más de 25 metros de alto y 14 de anchura, una obra del artista plástico paraguayo Koki Ruiz.

Durante la ceremonia, el máximo líder de la Iglesia católica realizó el rezo del Ángelus.

Más de un millón de personas esperaban al papa Francisco, junto al presidente de esa nación Horacio Cartes la mandataria de Argentina, Cristina Fernández, quien asistió como invitada especial.

Al finalizar la misa, la presidenta Fernández entregó un cuadro al Santo Padre como obsequio.

En contexto

El sumo pontífice llegó a Paraguay el viernes procedente de Bolivia, con un caluroso mensaje a los fieles y su reflexión sobre el actual modelo económico que se ha convertido en factor multiplicador de excluidos y destruye la naturaleza.

Este domingo, en su último día antes de partir al Vaticano, el papa visitó la comunidad de Bañado Norte, una de las más pobre de Asunción, desde donde resaltó la lucha de esa comunidad para alcanzar una vida digna.

En su segundo día de visita en el Paraguay, ofició una misa en el santuario de la Virgen de Caacupé, en la ciudad homónima, ante una multitud que llegó a esta localidad solo para presenciar la homilía del sumo pontífice.

Durante su primera jornada, Francisco aprovechó el encuentro con autoridades y dirigentes políticos para hacer un llamado contra la corrupción y pidió reconocer el trabajo de los humildes en un país con aproximadamente 40 por ciento de pobres. Paraguay, además de ser una de las naciones con pobres, figura entre las más desiguales de América Latina.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.