• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 10 julio 2015

El Sumo Pontífice hizo esa afirmación en el penal de Palmasola, en el departamento boliviano de Santa Cruz de la Sierra. 

El papa Francisco visitó este viernes, último día de su estancia en Bolivia, el Centro de Rehabilitación de Palmasola, en el departamento de Santa Cruz de la Sierra, una cárcel de máxima seguridad de 34 hectáreas, que alberga a 4 mil 800 reos.

En un mensaje dirigido a la población carcelaria de la institución, el Sumo Pontífice resaltó el hecho de que la reclusión no es lo mismo que exclusión, pues la reclusión forma parte de un proceso de reinserción en la sociedad. 

Lea también→ Papa Francisco exhorta a la Iglesia a solidarizarse ante la injusticia

“Son muchos los elementos que juegan en su contra en este lugar: el hacinamiento, la lentitud de la justicia, la falta de terapias ocupacionales y de políticas de rehabilitación, la violencia”, expresó el vicario de Cristo, quien a su vez señaló la necesidad de una rápida y una eficaz alianza institucional para encontrar respuestas. 

 

Asimismo, el Papa pidió a las autoridades de esta cárcel evitar la corrupción. “Ustedes cumplen un servicio público y fundamental. Tienen una importante tarea de levantar y no rebajar, de dignificar y no humillar, de animar y no afligir”, enfatizó, al tiempo que llamó a dejar la “lógica de los buenos y malos para pasar a una lógica de ayudar a las personas, que los va a salvar a ustedes de todo tipo de corrupción y mejorará las condiciones para todos”. 

En este sentido, el papa Francisco aseguró que un proceso de cambio de esta lógica “dignifica y nos levanta a todos”.

Además, destacó la importancia de que los reclusos contribuyan para mejorar las condiciones dentro de los centros de reclusión. “No podemos dar todo por perdido, hay cosas que podemos hacer. El sufrimiento puede volver nuestro corazón egoísta y dar lugar a enfrentamientos”, ante esto pidió luchar “por salir adelante unidos”.

Durante la visita del papa Francisco, tres reos del Centro de Rehabilitación pidieron justicia en medio del proceso de cambio que se vive en Bolivia. En representación de las mujeres privadas de libertad, Analía Parada aseguró que tienen la esperanza de que el Santo Padre intercederá "ante las autoridades para que se trabajen en el tema de las necesidades en los penales".

El coordinador nacional de la Pastoral Penitenciaria Católica de Bolivia, padre Leonardo da Silva, dio la bienvenida al Santo Padre y le agradeció la visita. 

“No hay rejas que nos separen del amor de Dios”, expresó el sacerdote al dirigirse al Vicario de Cristo. 

 

 

Tras dirigir su mensaje a los reclusos del recinto, el Papa sostendrá un encuentro reservado con los obispos bolivianos, para abordar temas inherentes a la misión pastoral y coordinar el quinto Congreso Eucarístico Nacional.

 

Luego de esa reunión, Francisco partirá rumbo a Paraguay para cumplir con la última parada de su gira por Suramérica, que antes de Bolivia lo había llevado a Ecuador. 

Lea→ Evo Morales: ahora sí tengo Papa
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.