• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Sally Yates era fiscal de la gestión del expresidente Barack Obama y se mantenía en el cargo hasta que Trump confirmara al senador republicano Jeff Sessions.

Sally Yates era fiscal de la gestión del expresidente Barack Obama y se mantenía en el cargo hasta que Trump confirmara al senador republicano Jeff Sessions. | Foto: Reuters

Publicado 30 enero 2017

La fiscal general interina de Estados Unidos manifestó no estar convencida de la legalidad de la orden ejecutiva firmada por el mandatario Donald Trump. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despidió este lunes a la fiscal general en funciones Sally Yates tras negarse a defender el veto a inmigrantes y refugiados firmado el pasado viernes.

Yates ordenó este lunes a los abogados del Departamento de Justicia de ese país a no defender en los tribunales el veto firmado por Trump.

"En este momento, no estoy convencida de que la defensa de la orden ejecutiva sea consecuente con estas responsabilidades ni estoy convencida de que la orden ejecutiva sea legal", manifestó la fiscal general en una carta enviada a los abogados.

"Mientras siga como fiscal general en funciones, el Departamento de Justicia no presentará argumentos en defensa de la orden ejecutiva, a menos y hasta que esté convencida de que sería apropiado hacerlo", concluyó Yates.

>> Primer bombardeo aprobado por Trump deja 58 muertos en Yemen

Yates era fiscal de la gestión del expresidente Barack Obama y se mantenía en el cargo hasta que Trump confirmara al senador republicano Jeff Sessions.

El decreto ley suspende el ingreso en EE.UU. de los refugiados durante 120 días, y revoca la concesión de visados durante 90 días a siete países de mayoría musulmana -Libia, Sudán, Somalia, Siria, Iraq, Yemen e Irán- hasta que se establezcan mecanismos de vigilancia “más estrictos”.

Donald Trump firmó esta orden ejecutiva el pasado viernes con el objetivo de "luchar contra el terrorismo", sin embargo, ha causado gran controversia en varios países y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lo calificó de ilegal y malvado.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.