• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • El funcionario denunció que tras el terremoto, los productos básicos en más del doble de su precio original. (Foto: Archivo)

    El funcionario denunció que tras el terremoto, los productos básicos en más del doble de su precio original. (Foto: Archivo)

Publicado 3 abril 2014

El fiscal de la región de Tarapacá, Manuel Guerra, aseguró este miércoles que la venta de productos básicos a precio desmedido en situación de catástrofe es constitutivo de delito y es sancionado con hasta 300 días de presidio, por lo que hace una llamado a denunciar esta práctica.

Hasta tres mil pesos (5,4 dólares) cuesta un kilo de pan en Iquique y Alto Hospicio tras el terremoto. Entre cinco y siete mil pesos (9 y 12,6 dólares) puede costar un bidón de agua y más de dos mil pesos (3,6 dólares) un litro de leche.

El llamado del Ministerio Público es a denunciar, pues la situación está siendo investigada por oficio por la fiscalía Regional de Tarapacá, ya que la venta de productos básicos a precio desmedido en situación de catástrofe es constitutivo de delito”, dijo Guerra.

El fiscal señaló que “la instrucción es que si sorprenden a personas vendiendo (a precios desmedidos), Carabineros y la Policía de Investigaciones de Chile (PDI) debe proceder a la detención de estas personas, porque la especulación es un delito y los vamos a formalizar por ese delito, y perseguir su responsabilidad penal, porque es impresentable el aprovechamiento en estado de catástrofe”.

Aseguró que “hemos sabido casos de denuncias informales, de que en Iquique y Alto Hospicio un bidón de agua que vale unos mil 500 pesos (2,7 dólares), ahora cuesta cerca de cinco mil pesos (9 dólares) y eso es exagerado”.

Según manifestó Guerra, el delito asociado al alza de precio desmedida aprovechando de situación de catástrofe, tiene penas que van de los 61 días a tres años de presidio, y decomiso de la totalidad de la mercadería.

La noche de este martes un terremoto de 8,2 de magnitud impactó el norte de Chile, provocando la evacuación de más de 900 personas del lugar, y generando una alerta de tsunami para las costas de los países de América Latina que colindan con el Océano Pacífico, que fue levantada horas más tarde.

Desde la noche de este martes, cuando se registró el sismo de 8,2 grados, el Centro Sismológico Nacional (CSN) ha contabilizado 262 réplicas, mientras que la población ha percibido 27 de ellas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.