• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • La mayoría de los familiares se negaron a formular declaraciones a la prensa (Foto: EFE)

    La mayoría de los familiares se negaron a formular declaraciones a la prensa (Foto: EFE)

  • Una protesta se desarrolló frente a la embajada de Malasia en Beijing (Foto: EFE)

    Una protesta se desarrolló frente a la embajada de Malasia en Beijing (Foto: EFE)

Publicado 25 marzo 2014

La noticia del accidente que sufrió el vuelo MH370 de Malaysia Airlines causó un profundo impacto y dolor en los familiares de las cientos de víctimas que viajaban en el avión, cuando el primer ministro malayo, Najib Razak, informó este lunes que la aeronave se estrelló en el sur del Océano Índico y no hay sobrevivientes.

Agencias internacionales reseñan que los familiares lloraban inconsolables, incluso desmayándose algunos, mientras eran sostenidos por sus seres queridos. La noticia llegó después de 17 días de angustia y sin esperanza alguna de encontrar algún sobreviviente entre los pasajeros y tripulantes.

Los familiares de los viajeros chinos fueron convocados a un hotel en Beijing (capital) para escuchar la noticia, y unos 50 acudieron a la cita. La agencia Xinhua subrayó que concluida la conferencia, abandonaron el lugar en medio de evidentes muestras de dolor y pesar.

"Queremos que toda la prensa sepa que no nos creemos nada", manifestó una mujer china ante los medios congregados en el hotel, luego que la compañía aérea les comunicara la noticia a través de un mensaje de texto.

"Lo lamentamos profundamente, pero tenemos que asumir que, más allá de cualquier duda razonable, el MH370 se ha perdido. Ahora debemos aceptar todas las pruebas que indican que el avión cayó en el sur del océano Indico", indicaba el texto.

La agencia EFE relató que en el hotel se vivieron escenas de histeria, nervios y desesperación, incluso varios desmayos de familiares que fueron trasladados en camillas por el equipo de sanitarios desplazados hasta el lugar.

Precisamente, varios equipos médicos llegaron al hotel con camillas, en la que un anciano fue sacado del salón de conferencias, al igual que una mujer de mediana edad que tenía el rostro de color ceniza y los ojos en blanco.

La mayoría de los familiares se negaron a formular declaraciones a la prensa, pues sólo algunos de ellos respondieron llenos de ira, pidiendo a los periodistas que no filmaran lo que estaba ocurriendo.

Los familiares chinos de los pasajeros han sido los más críticos ante la gestión de las autoridades de Malasia, a quienes han culpado en reiteradas ocasiones de ocultar datos sobre lo ocurrido y de no proporcionarles información veraz.

El Primer Ministro malayo explicó que, tras un análisis sin precedentes de la información recopilada vía satélite, se concluyó que el vuelo desaparecido el pasado el 8 de marzo con 239 personas a bordo, en ruta de Kuala Lumpur a Beijing, “debió caer al mar, lejos de cualquier posible lugar de aterrizaje”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.