• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El cantautor se exilió en Argentina y Francia durante la dictadura uruguaya. Al regresar, continuó haciendo música.

El cantautor se exilió en Argentina y Francia durante la dictadura uruguaya. Al regresar, continuó haciendo música. | Foto: elobservador.com.uy

Publicado 30 octubre 2017

Daniel Viglietti se dedicó a la música popular desde 1960. Sus canciones, como A desalambrar, reflejaban las luchas sociales en América Latina. 

El cantautor uruguayo Daniel Viglietti falleció este lunes a los 78 años de edad, informaron personas cercanas al artista. El secretario del Partido Socialista, Eduardo Fernández, dijo al medio local El Observador que murió por complicaciones durante una operación quirúrgica.

El músico y compositor Rubén Olivera dijo a la agencia dpa que "no tenía problemas cardíacos" y la muerte de Viglietti tomó por sorpresa a todos, incluso a su hermana.

 

 

Daniel Viglietti es un referente de la música popular uruguaya. Nació el 24 de julio de 1939 y tuvo contacto con la música clásica y popular desde su infancia, pues su madre Lyda Indart era pianista y su padre Cédar Viglietti, guitarrista.

Aprendió guitarra con los maestros Atilio Rapat y Abel Carlevaro y se convirtió en concertista, Luego, entre 1960 y 1970 se dedica a la música popular. Sus canciones estaban vinculadas a la ideología de izquierda y a las luchas sociales en América Latina. 

 

 

 

 

Su primer álbum salió en 1963 y se tituló Impresiones para canto y guitarra y canciones folclóricas.

Sus melodías más recordadas, que lo catapultaron en el movimiento del canto popular, fueron: A desalambrar, Gurisito, Canción para el hombre nuevo y Yo no soy de por aquí.

Las autoridades uruguayas lo detuvieron en 1972. Esto desencadenó una campaña mundial para su liberación, en la que participaron diversas personalidades como Julio Cortázar y Jean Paul Sartre. 

Durante la dictadura militar uruguaya (1973-1985), Viglietti se exilió en Argentina y después en Francia. Cuando regresó a su país continuó dedicándose a la música y publicó A dos voces, una colaboración discográfica con Mario Benedetti, con recitales de ambos autores durantes sus respectivos exilios.

 

 

En 2008, Viglietti lanzó su último álbum Trabajo de hormiga. También trabajó en programas como Tímpano, de El Espectador, y Párpado, en Tv Ciudad.

Hace solo un mes participó en el festival Antel Fest, realizado en Piriápolis.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.