• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
"La atención y la paciencia hacia el campesinado y los pueblos indígenas son inexistentes", afirmó el analista Luis Rojas.

"La atención y la paciencia hacia el campesinado y los pueblos indígenas son inexistentes", afirmó el analista Luis Rojas. | Foto: Resumen Latinoamericano

Publicado 6 enero 2017

La violencia de cuerpos policiales contra familias rurales que reclaman su derecho a los cultivos de soja no sorprende al dirigente paraguayo Sixto Portillo.

Este viernes a las 19H00 (hora local) inició el acto con velas y antorchas convocado el pasado jueves por la Federación Nacional Campesina (FNC) frente a la Comandancia de la Policía Nacional para protestar contra la acción represiva del Gobierno paraguayo de Horacio Cartes contra familias de trabajadores rurales. 

El desalojo de las familias en Guahory, en Caaguazú, ocurrido el pasado 3 de enero estuvo marcado por una extrema violencia que culminó con unos 20 heridos y varios campesinos detenidos, liberados este viernes como resultado de la movilización del pasado jueves frente al Ministerio del Interior en la Asunción, capital paraguaya. 

Muchas regiones del país suramericano fueron escenario de marchas que sufrieron represión policial. "No nos sorprende porque el presidente Cartes siempre reprimió a los sectores organizados, pero seguiremos con nuestra lucha", expresó el dirigente paraguayo Sixto Portillo.  

Miembros de la Comisión Permanente del Congreso, junto a diputados y senadores, recopilaron denuncias sobre la brutalidad ejercida por la policía, incluso contra menores de edad y mujeres, así como la sustracción de objetos pertenecientes a los campesinos en resistencia. 

No es la primera vez que la violencia golpea a los campesinos de Guahory, en febrero de 2015 fue llevado a cabo un violento desalojo por parte de la fiscalía, sin una orden judicial, y esto afectó a unas 250 familias, imputando a unos 150 campesinos, reseñó el portal Resumen Latinoamericano

Las tierras de los campesinos de Guahory están ocupadas por brasiguayos, es decir, colonos brasileños y empresarios del agronegocio quienes buscan monopolizar el cultivo de soja, abundante en el territorio. 

"La atención y la paciencia hacia el campesinado y los pueblos indígenas en el Gobierno de Cartes son inexistentes", escribió en un análisis para Resumen Latinoamericano, Luis Rojas y añadió que el mismo presidente afirmó que pueden pedirle cualquier cosa, excepto tierra, "esta es para quienes tienen dinero y poder".  


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.