• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
A pesar de estar penado por la ley, se ven niños en las calles de Paraguay trabajando como limpiabotas, entre otros oficios. (Foto: Santi Carneri-EFE)

A pesar de estar penado por la ley, se ven niños en las calles de Paraguay trabajando como limpiabotas, entre otros oficios. (Foto: Santi Carneri-EFE) | Foto: Santi Carneri-EFE

Publicado 28 septiembre 2014

Los más vulnerables son los niños que viven en las zonas rurales de Paraguay, ya que estos están expuestos a las inclemencias climáticas, según un informe revelado por la FAO.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés) reveló este domingo un informe donde indican que Paraguay cuenta con 22,4 por ciento como índice de trabajo infantil, lo que resulta preocupante para la organización.

Esta cifra se sitúa por encima del promedio del 10 por ciento existente en la región. El organismo subrayó la extrema vulnerabilidad sufrida por niños y adolescentes en zonas rurales, donde se irrespetan sus derechos.

El asunto se trató en un taller realizado esta semana en Asunción (capital paraguaya), junto a técnicos de la FAO y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), donde exhortaron a las autoridades gubernamentales a enfrentar este grave problema.

Sergio Faiguenbaum, consultor de Empleo y Pobreza Rural de la agencia de la ONU, señaló que niños y adolescentes de 14 a 17 años ponen en peligro su salud en las áreas rurales al exponerse mucho tiempo al sol, a los productos tóxicos y a las alimañas.

Es un serio problema para la comunidad, porque se vulneran derechos de la infancia. El problema del trabajo infantil en zona rural es una cuestión cultural, porque se piensa que es normal y que eso beneficia al niño y se confunde a las actividades en la finca como parte de la formación”, destacó.

La Encuesta Nacional de Actividades de Niños, Niñas y Adolescentes reveló que del 22,4 por ciento en situación de trabajo infantil, el 21,3 por ciento realiza labores peligrosas, un fenómeno que predomina mayormente en el género masculino, adolescente y rural.

Las estadísticas plantean que se trata de 416 mil 425 niños y adolescentes trabajando, 42 por ciento de ellos en labores agrícolas fuertes, 14,4 por ciento a domicilio en labores domésticas y 6,13 por ciento en la calle como limpiabotas o en la venta de todo tipo de artículos en el transporte urbano.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.