• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
36 millones de personas en la región podrían cubrir sus necesidades calóricas sólo con los alimentos perdidos en los puntos de venta directa a consumidores, según la FAO.

36 millones de personas en la región podrían cubrir sus necesidades calóricas sólo con los alimentos perdidos en los puntos de venta directa a consumidores, según la FAO. | Foto: EFE

Publicado 1 abril 2016

La región latinoamericana es una de las primeras regiones del mundo en adoptar compromiso políticos contra el hambre.

La Organización de las Naciones para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés), presentó este jueves la primera Red de Periodistas de Mesoamérica sin Hambre, formada por un grupo de informadores regionales que se comprometieron a mejorar la cobertura mediática vinculada a la desnutrición.

Durante un acto en la capital de Panamá, el director regional para Mesoamérica de la FAO, Tito Díaz expresó que los medios de comunicación son actores fundamentales en el combate contra el hambre y su labor ayuda a que el tema no desaparezca de las agendas públicas.

Díaz indicó que aunque Latinoamérica ha sido una de las primeras regiones del mundo en adoptar compromisos al más alto nivel político contra el hambre y ha conseguido reducir al menos hasta el 6 por ciento la población que padece inseguridad alimentaria, "todavía hay 34 millones de latinoamericanos que se van a la cama con hambre".

>> Cifras del hambre infantil en Colombia

Realidad que lleva a la formación de una iniciativa llamada "Mesoamérica sin Hambre", que lanzó el organismo internacional en enero de 2015 y que está financiado por la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID).

Entre los objetivos claves del programa, se busca fortalecer los marcos institucionales para fomentar la agricultura familiar, la formación de frentes parlamentarios contra el hambre en los distintos congresos.

Y así lograr erradicar el hambre en nueve países mesoamericanos en el año 2025: Belice, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana.

>> En Colombia se extiende la muerte de niños por hambre y sed

Díaz aseguró que Latinoamérica es una región que produce mucha más comida de la que realmente requiere, lo que nos lleva a una gran reflexión: el tema del hambre no es por falta de alimentos, va mucho más allá, haciendo hincapié a que no es sólo una cuestión de cantidad, sino también de calidad.

"En la medida en que disminuye la desnutrición, comienzan a elevarse las tasas de sobrepeso y obesidad, es decir, las tasas de malnutrición, que tienen un impacto muy malo sobre la economía de los países", precisó el director de la FAO.

EL DATO: La mayor pérdida de alimentos en América Latina (55 %) corresponde a frutas y hortalizas, seguida de raíces y tubérculos, pescados y mariscos (33 %), cereales (25 %) y legumbres, carnes y lácteos, con un 20 %.

Por otra parte, en un  tercer boletín Pérdidas y Desperdicios de Alimentos en América Latina y el Caribe de la FAO arrojo cifras que han alertado a la población, América Latina desperdicia hasta 348 mil toneladas de alimentos cada día, con las que podría alimentar al 37 por ciento de quienes sufren hambre a nivel mundial.

>> Del hambre extrema a la seguridad alimentaria en Venezuela

Son 127 millones de toneladas de alimentos en América Latina y el Caribe (Cada habitante de la región tira al año 223 kilos de alimentos). La pérdida en todo el mundo alcanza a mil 300 millones de toneladas al año, casi un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano.

"Estos alimentos serían suficientes para satisfacer las necesidades alimenticias de 300 millones de personas, el 37 por ciento de todas las personas que sufren hambre a nivel global", ha señalado la FAO.

Según cifras oficiales, el 83 por ciento de los venezolanos viven en las ciudades, y solo 17 por ciento en los campos. 
En Contexto:
En el marco del impulso de la economía venezolana, en los sectores rurales de Venezuela serán sembradas 2,4 de hectáreas, a fin de producir 20 millones de alimentos sanos y de calidad a corto y mediano plazo. 
La FAO premió el año pasado a Venezuela por reducir a la mitad el porcentaje de personas que sufren hambre entre 1990 y 2015 y por cumplir el criterio más estricto y reducir el hambre por debajo del 5 por ciento de la población nacional cercana a los 30 millones de personas. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.