• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Con las ganancias obtenidas por la venta de petróleo, el EI compra sus equipos militares, lanza granadas y todas las municiones y armas que poseen en sus arsenales.

Con las ganancias obtenidas por la venta de petróleo, el EI compra sus equipos militares, lanza granadas y todas las municiones y armas que poseen en sus arsenales. | Foto: Miningpress

Publicado 1 noviembre 2015

Expertos aseguran que más del 50 por ciento del petróleo vendido por el Estado Islámico, termina en manos de empresas estadounidenses.

El autodenominado Estado Islámico (EI), recibe actualmente un aproximado de 1,5 millones de dólares diarios por el contrabando de crudo extraído en uno de los yacimientos de petróleo más grandes de Siria, ubicado en las inmediaciones de Palmira (centro).

El presidente del Instituto de Oriente Próximo de Rusia, Yevgueni Satanovski, indicó que los extremistas están apoderados de al menos nueve de los principales campos en esa región.

"El Estado Islámico tomó el control de casi toda la infraestructura petrolera de Siria. (...) En Irak, el EI también controla una parte considerable del crudo. Ganan al menos 2 mil millones de dólares con su venta al año", dijo.

Lea también→ Petróleo del “EI” se trafica en complicidad con la OTAN

Constantemente los expertos y analistas se han cuestionado sobre los beneficiarios de la colaboración con el grupo, a través de la compra del oro negro.

Documentos obtenidos recientemente por el periódico británico “Financial Times”, revelan que los acuerdos de compra del crudo se sellan en el lugar de la producción, donde los comerciantes independientes compran el petróleo que posteriormente revenden.

En esta documentación, el presidente del Centro de Estudios de Comunicaciones Estratégicas, Dmitri Abzálov,  indicó que más del 50 por ciento del crudo vendido por los extremistas, hasta hace poco terminaba en manos de compañías estadounidenses.

Por su parte, el jefe de redacción de la revista británica Politics Firts, Marcus Papadopoulos, señaló que “el petróleo es uno de los componentes clave del auge de los terroristas” y aseguró que si Estados Unidos realmente quisiera deshacerse del grupo extremista, en primer lugar hubiese destruido la infraestructura petrolera que está bajo el poder del EI.

“No lo hacen porque los militantes sirven a los intereses de Occidente, y en particular los de EE.UU., que, a su vez, entiende que si privan a los militantes de su principal fuente de financiación, los terroristas dejarán de obedecer, algo que ahora permite a Washington mantener la región bajo tensión", opinó.

Vea aquí→ Estado Islámico pierde 40% de su capacidad por bombardeos rusos

Asimismo, se conoce que con las ganancias obtenidas por medio de la venta de petróleo, el EI compra sus equipos militares, lanza granadas y todas las municiones y armas que poseen en sus arsenales.

EL DATO: El petróleo es la principal fuente de sustento para el Estado Islámico. Les proporciona combustible para sus máquinas de guerra, les permite producir electricidad y les aporta el sustento económico. A pesar de los bombardeos a los que los ha sometido Rusia, el grupo extremista sigue extrayendo, refinando y vendiendo crudo.

Sepa→ Quién financia al Estado Islámico

EN CONTEXTO

El pasado mes de septiembre el autodenominado Estado Islámico tomó el control del yacimiento petrolífero de Yezl, en el este de la provincia de Homs, el último que quedaba en manos del Gobierno de Bashar al Assad.

Tras apoderarse de este recurso estratégico, los extremistas construyeron un sistema de producción, trasporte y posterior venta del crudo. 

El principal volumen del petróleo en manos del Estado Islámico se produce en el territorio de la provincia siria de Deir ez Zor. Según los documentos obtenidos por 'Financial Times', en esta área se producen entre 34 mil y 40 mil barriles al día.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.