• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 24 mayo 2015

La ciudad de Palmira, en Siria, fue tomada por el autodenominado Estado Islámico el pasado miércoles, y se teme que como lo han hechos en otras regiones, acaben con su patrimonio histórico.

La televisión estatal de Siria informó este domingo que el autodenominado Estado Islámico asesinó a alrededor de 400 personas, en su mayoría mujeres y niños, en la ciudad de Palmira, situada en la provincia central de Homs.

Por su parte, activistas de la oposición informaron a través de las redes sociales que los cuerpos de centenares de personas, que habían sido secuestradas por los extremistas, se encontraban en las calles de la ciudad.

En fotos→ Palmira, la ciudad arqueológica siria que el Estado Islámico quiere destruir

Asimismo, fuentes citadas por la agencia Reuters aseguran que las víctimas eran leales al Gobierno de Siria.

EL DATO: Palmira fue en los siglos I y II d.C. uno de los centros culturales más importantes del mundo antiguo y punto de encuentro de las caravanas en la Ruta de la Seda, que atravesaban el árido desierto del centro de Siria.

El autodenominado Estado Islámico se apoderó el pasado miércoles de la ciudad de Palmira, lo que ha puesto en alerta a toda la población, debido que allí se encuentra uno de los conjuntos de restos arquitectónicos romanos más ricos de la región.

No deje de leer→ ¿Quién financia al Estado Islámico?

En contexto
Desde el 14 de mayo, el autodenominado Estado Islámico inició su ofensiva hacia la ciudad de Palmira. Para esa fecha, los combates entre el Ejército sirio y los extremistas se habían registrado lejos de las ruinas. Sin embargo, el saldo total de fallecidos superó los 300.
Cuatro días después, un grupo de integrantes del EI intentaron atacar la parte antigua de Palmira de manera infructuosa por la resistencia de los soldados sirios.
Siria es víctima de una ofensiva financiada por Estados Unidos y aliados occidentales cuyo objetivo es el derrocamiento del presidente Bashar Al Assad. Como consecuencia de la guerra cerca del 50 por ciento de los sirios han tenido que abandonar sus hogares.
A mediados de febrero, el Centro Nacional de Antiterrorismo de Siria (NCTC), reveló que al menos unos 20 mil extranjeros procedentes de 90 países se unieron a las filas del EI, de los cuales unos tres mil 400 provienen de países occidentales

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.