• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los manifestantes piden salvar a los ayoreos paraguayos

Los manifestantes piden salvar a los ayoreos paraguayos | Foto: VH

Publicado 25 junio 2015

Manifestantes de organizaciones sociales en Madrid pidieron a la constructora del Grupo San José (GSJ) retirar su maquinaria del bosque de Chaco, donde viven cientos de ayoreos aislados.

Activistas de la organización española internacional Survival, que ayuda a las poblaciones indígenas, manifestaron el miércoles frente a la sede de la constructora Grupo San José (GSJ) en Madrid (capital) para  instar a la Junta Directiva y de Accionistas a que salve a la comunidad de ayoreos de Paraguay. 

Esta empresa ha sido acusada por participar en la destrucción del último refugio de bosque los indígenas ayoreos, los únicos que sobreviven fuera de la Amazonía en América Latina. 

Con pancartas que pedían a los accionistas “Salva a los ayoreos”, los manifestantes explicaban a las personas que pasaban frente a la sede de la constructora, la situación de este pueblo asediado por la GSJ.

A finales de 2014,  una filial de la gigante constructora española fue descubierta en la tierra ancestral de los ayoreos deforestando, abriendo vías y reservas ilegalmente, sin el consentimiento de estos indígenas que habitan desde hace años en el bosque del Chaco en Paraguay.

Hasta intentaron falsificar firmas de los indígenas para alegar la aprobación de la obra de acceso a través de la tierra de este pueblo.

A raíz de esto, muchos ayoreos han sido obligados a abandonar su tierra, devastada por la deforestación.

Mientras que varias familias prefirieron vivir aisladas en las profundidades del bosque para evitar los daños de la deforestación y la construcción de obras .

Survival alerta en una carta dirigida a la constructora GSJ, que esta comunidad es una de las más vulnerables del planeta y podrían ser “aniquilados por la violencia de los forasteros o resultar contagiados con enfermedades como la gripe o el sarampión frente a las que no han desarrollado inmunidad”.

Activistas entregan folletos que explican la grave situación los indígenas. Foto: VH
 

“Yo pido al Grupo San José que nos devuelva nuestro territorio, porque si ellos deforestan el monte nuestros hermanos que aún viven en el bosque tendrán miedo de las topadoras (excavadoras)”. dijo el ayoreo orai Picanerai, a la organización.

“Estoy muy preocupado por esta destrucción porque no sabemos dónde exactamente viven las personas que todavía están en el bosque. Por ello no queremos que los foráneos destruyan más bosque con sus topadoras”, agregó otro de los indígenas afectados. 

DATO »  La comunidad ayoreos lleva 20 años reclamando la titularidad legal de una fracción de su tierra, pero la mayor de esta es administrada por poderosas compañías ganaderas.

Survival International pide los financistas de las construcciones de la GSJ que retiren sus inversiones de la empresa por estar involucrada en la destrucción del último refugio de bosque de los ayoreos no contactados.

No dejes de leer » Indígenas piden intervenir tierras deforestadas en Paraguay

El director de Survival, Stephen Corry lamentó que las grandes empresas obliguen a los indígenas a salir de sus tierras y advierte que “el contacto forzoso ha llevado enfermedad, muerte y destrucción a pueblos indígenas de toda América, y los ayoreos son un ejemplo de manual del peligro que este conlleva”.

“Los ayoreos contactados están muriendo de enfermedades frente a las que no tienen inmunidad, y mientras su bosque sigue siendo talado sus familiares no contactados se enfrentan al mismo penoso destino. Si a Grupo San José le preocuparan mínimamente las vidas de los indígenas devolvería la tierra a sus legítimos dueños”, alertó Corry.

No dejes de leer » Paraguay: ONU pide garantizar seguridad de los pueblos indígenas
 

En Contexto
De acuerdo al informe El Caso Ayoreo, publicado en 2009 por la Unión de Nativos Ayoreo de Paraguay (UNAP), estos indígenas viven al sur y oriente de Bolivia y norte de Paraguay.
En Paraguay, la mayoría han sido contactados y expulsados de sus territorios en la selva durante los últimos 50 años. En la actualidad viven en 19 asentamientos en el norte del país.
Desde finales de la década de 1950, enormes extensiones del territorio ayoreo tradicional se dividieron en parcelas y se vendieron a empresas ganaderas y de industria agroalimentaria.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.