• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La Policía de Estambul tiene órdenes de derribar los helicópteros que sobrevuelen la ciudad.

La Policía de Estambul tiene órdenes de derribar los helicópteros que sobrevuelen la ciudad. | Foto: Reuters

Publicado 17 julio 2016

Medios internacionales informan que mil 800 soldados y transportes de las fuerzas especiales turcas se movilizaron a las calles de Estambul.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ordenó este domingo extremar el patrullaje de cazas militares F-16 en el espacio aéreo del país, según medios internacionales. 

Tras la medida, una docena de aviones ha comenzado las operaciones de vigilancia y control del cielo turco, mientras que el jefe de la Policía de Estambul, Mustafa Caliskan Istanbul, ordenó derribar a los helicópteros que sobrevolaran la ciudad.

Medios locales además señalan que han sido vistos varios helicópteros no identificados volando hacia la residencia del presidente turco, en esa ciudad.

Al Gobierno turco le faltarían unos 42 helicópteros desaparecidos de la base aérea de Incirlik, de la OTAN, en esa nación. 

Asimismo, alrededor de mil 800 soldados y transportes de las fuerzas especiales turcas se movilizaron a las calles de Estambul.

>> ¿Por qué se planeó un golpe de Estado en Turquía y en qué falló?

El dato:  El ministro de Justicia de Turquía, Bekir Bozdag, informó en la mañana de este domingo que han detenido a más de 6 mil personas y “las operaciones de limpieza" del Ejército continúan. No solo se han detenido a los cabecillas de esta tentativa, sino a miles de militares.

El número de víctimas mortales por el intento de golpe militar en Turquía ascendieron a 290 este domingo, informó el Ministerio de Exteriores de esa nación.

"Más de 100 conspiradores golpistas murieron. Las operaciones continúan. Desafortunadamente, más de 190 de nuestros ciudadanos hallaron la muerte", señaló la cartera en una nota de presa. 

En contexto

La noche del viernes 15 de julio, un grupo de militares intentó tomar el poder en Turquía bajo la justificación de la promesa de restablecer el orden constitucional y el Estado de Derecho de la nación. Para los golpistas, con Erdogan reina el autoritarismo, los derechos humanos son pisoteados con regularidad y el Estado se vuelve cada vez menos secular. 

En sus primeras acciones, los golpistas cerraron los puentes sobre el Bósforo, en Estambul, y se hicieron con el control de varios edificios gubernamentales. Cazas y helicópteros que estaban bajo el control de los rebeldes atacaron distintos objetivos en Estambul y Ankara, incluyendo el Parlamento y la residencia presidencial. El golpe de Estado cobró la vida de unas 265 personas, de ellas 161 eran civiles, mientras que más de mil ciudadanos resultaron heridos.

El presidente Erdogan declaró que la “minoría” de militares opuestos a la unidad nacional seguían órdenes del clérigo Fetulá Gulen, exiliado en EE.UU. Sin embargo, desde Pensilvania, Gulen ha negado su participación en los hechos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.