• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 20 abril 2014

El editor de las obras de Gabriel García Márquez como "Memorias de mis putas tristes" y de "Yo no vengo a decir un discurso", Cristóbal Pera, desde la casa editorial Random House, aseguró que el Gabo venía trabajando en los últimos años en una obra llamada “En agosto nos vemos”, pero su publicación o no, sólo dependerá de una decisión familiar.

“Es una novela que trabajó durante mucho tiempo. No sé si va a publicarse, eso ya la familia lo decidirá", dijo Pera.

En ese orden, sostuvo que a el Gabo "no le gustaba mucho lo que estaba escribiendo, la corregía día a día y se podría tratar de una obra póstuma, pero su publicación dependerá de la familia”, recalcó.

Pese a la incertidumbre, el editor indica que la obra de García Márquez tiene gran aceptación en el público y la seguirá teniendo.

"Desde Cervantes, Dickens no ha habido un escritor como él en todas las lenguas y eso es lo más impresionante y difícil de repetir", afirmó

Explicó que el Gabo se ganó "el afecto de lectores en todo el mundo, en todas las lenguas, es comparable a la pérdida de Mandela del impacto emocional que ha tenido en todo el mundo".

Pese a que aún no hay certeza en torno a la publicación de esta obra, el diario La Vanguardia publicó lo que sería el primer capítulo de "En agosto nos vemos".

«Volvió a la isla el viernes 16 de agosto en el transbordador de las dos de la tarde. Llevaba una camisa de cuadros escoceses, pantalones de vaquero, zapatos sencillos de tacón bajo y sin medias, una sombrilla de raso y, como único equipaje, un maletín de playa. En la fila de taxis del muelle fue directo a un modelo antiguo carcomido por el salitre. El chófer la recibió con un saludo de antiguo conocido y la llevó dando tumbos a través del pueblo indigente, con casas de bahareque y techos de palma, y calles de arenas blancas frente a un mar ardiente. Tuvo que hacer cabriolas para sortear los cerdos impávidos y a los niños desnudos, que lo burlaban con pases de toreros. Al final del pueblo se enfiló por una avenida de palmeras reales, donde estaban las playas y los hoteles de turismo, entre el mar abierto y una laguna interior poblada de garzas azules. Por fin se detuvo en el hotel más viejo y desmerecido». Este sería el primer parrafo de la obra.

Para leer el capítulo completo de esta obra haga clic aquí


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.