• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
En Costa Rica los manatíes viven en las aguas salobres de Barra del Colorado y las mixtas de Tortuguero. (Foto: National Geographic)

En Costa Rica los manatíes viven en las aguas salobres de Barra del Colorado y las mixtas de Tortuguero. (Foto: National Geographic)

Publicado 30 julio 2014

Costa Rica celebra la declaración del manatí como nuevo símbolo nacional de su fauna marina. Este particular animal, también conocido como vaca marina, fue reconocido como tal en virtud del voto favorable de 45 diputados miembros de la Asamblea Legislativa.

El proyecto de ley tendente en Costa Rica para la nominación del Trichechus manatus como símbolo nacional fue aprobado este miércoles, en la víspera del segundo debate.

La propuesta aprobada derivó de una iniciativa de estudiantes del primer ciclo de enseñanza en este país interesados en la preservación de esa especie animal amenazada.

Los niños Fabiola Salas y Aldeir Cortés, de la Escuela Barrio Limoncito, en la provincia caribeña de Limón, presentaron la propuesta en junio de 2011, con el apoyo de la maestra de Ciencias Yanette Ibarra y del biologo Alexánder Gómez, de la Universidad Nacional.

Para los escolares, esta declaratoria resulta muy importante por cuanto el manatí es una especie en peligro de extinción y la nueva ley procura salvaguardar sitios que provean alimentación, refugio y faciliten la reproducción de esta familia.

"Como fue tanto tiempo, uno quería como perder la ilusión, pero gracias a todas las personas que nos apoyaron pues uno vuelve a creer en este proyecto. Lo defendimos por cinco años", comentó Salas.

En Costa Rica los manatíes, cuyos cuerpos pueden alcanzar una longitud de tres metros y pesar casi una tonelada, viven en las aguas salobres de Barra del Colorado y las mixtas de Tortuguero, donde se alimentan de plantas que crecen en las orillas.

Pese a que estos ejemplares habitan en áreas protegidas, no están exentos de amenazas por los agroquímicos que arrastran los ríos y los botes que transitan por los canales, los cuales los golpean y les causan heridas que imposibilitan su movilidad, así como su capacidad para buscar alimentos.

El nuevo cuerpo jurídico "declara los santuarios de manatíes como lugares de protección absoluta y el ingreso a dichos sitios será solo con fines científicos o para el control, inspección y vigilancia por parte de las autoridades pertinentes".


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.