• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Fernando Henrique Cardoso indicó que Odebrecht contribuyó a su instituto y que no había ninguna ilegalidad en dicha aportación.

Fernando Henrique Cardoso indicó que Odebrecht contribuyó a su instituto y que no había ninguna ilegalidad en dicha aportación. | Foto: Tania Rego / Angencia Brasil

Publicado 9 febrero 2017

La defensa de Lula quería que Cardoso testificara en el marco de una acusación contra el exmandatario relacionada con la supuesta financiación ilegal del Instituto Lula, que el líder izquierdista creó cuando dejó la Presidencia.

El expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), testificó este jueves ante el juez encargado de la Operación Lava Jato, Sergio Moro, por solicitud de los abogados del exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva del Partido de los Trabajadores (PT).

Los investigadores de la Operación Lava Jato alegan que la empresa constructora OAS financió el transporte del archivo personal de Lula, una manera encubierta, según su criterio, de agradecer los favores prestados por el expresidente.

Antes de que todo esto sucediera, Cardoso –que gobernó entre 1995 y 2002— había creado un instituto similar para salvaguardar su legado, documentos, así que los abogados de Lula querían que explicara cómo funcionaba para establecer una semejanza con Lula y exculparle.

El exmandatario Cardoso explicó que cuando creó su instituto era "impensable" preservar los materiales sin donaciones, ya que no tenía apoyo financiero, ni una pensión tras dejar la Presidencia, respondió el exmandatario a las preguntas de Moro y de los abogados de Lula por videoconferencia desde São Paulo.

Cardoso añadió que recurrió a empresarios y compañías con las que tenía "relaciones personales", como Odebrecht, Itaú, Banco Safra y Bradesco. Precisó que "todas las donaciones están registradas y documentadas".

Además, Cardoso destacó que el presidente del gobierno "no puede saber" todo lo que pasa a su alrededor, pero debe tomar medidas cuando se entera de que alguien de su equipo ha cometido irregularidades.

Esta frase fue celebrada por los abogados de Lula, ya que los fiscales de la Operación Lava Jato le acusan de ser el cabecilla de la trama corrupta de Petrobras, hipótesis que la defensa niega diciendo que el exresidente nunca supo que existía tal trama.

>> Luiz Edson Fachin es el nuevo juez del caso Lava Jato en Brasil


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.