• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Se realizará una procesión popular hasta la cripta de la Catedral Metropolitana (Foto: Archivo)

    Se realizará una procesión popular hasta la cripta de la Catedral Metropolitana (Foto: Archivo)

  • Romero fue un sacerdote católico que dedicó sus prédicas a la defensa de los DD.HH. (Foto: Archivo)

    Romero fue un sacerdote católico que dedicó sus prédicas a la defensa de los DD.HH. (Foto: Archivo)

Publicado 24 marzo 2014

El pueblo salvadoreño une sus voces y pensamientos este lunes 24 de marzo, para conmemorar los 34 años del asesinato de Monseñor Oscar Arnulfo Romero (1917-1980), sacerdote católico y cuarto arzobispo metropolitano de San Salvador (capital), quien dedicó sus prédicas a la defensa de los derechos humanos en el país centroamericano.

La agencia Prensa Latina reseñó que los homenajes comenzarán con una misa en el Hospitalito de La Divina Providencia, donde falleció Romero tras haber recibido un disparo de un francotirador el 24 de marzo de 1980.

Posteriormente, los salvadoreños emprenderán una procesión hasta la cripta de la Catedral Metropolitana, donde yacen los restos del Arzobispo, también conocido como “San Romero de América”.

En el transcurso del día también se ofrecerán cánticos populares, presentaciones artísticas, testimonios, romerías y una celebración eucarística presidida por el padre Juan Chopin, director de la Cátedra de Teología de la Universidad Don Bosco.

Por su parte, el presidente Mauricio Funes develará en el aeropuerto Internacional de El Salvador la placa con el nuevo nombre de esta estación aérea: Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez.

Monseñor Romero fue una figura muy apreciada por el pueblo salvadoreño que denunciaba en sus homilías dominicales numerosas violaciones de derechos humanos, perpetradas generalmente por el Ejército y autoridades nacionales. En todo momento manifestó públicamente su solidaridad hacia las víctimas.

En 1980, específicamente el 17 de febrero, redactó y envió una carta al presidente estadounidense Jimmy Carter, pidiéndole “cancelar toda ayuda militar” que pudiera “fortalecer un poder opresor”.

El 23 de marzo de ese mismo año -un día antes de su asesinato- pronunció una audaz homilía dirigida al Ejército y la Policía. "Yo quisiera hacer un llamado, de manera especial, a los hombres del Ejército y, en concreto, a las bases de la Guardia Nacional, de la policía, de los cuarteles", expresó.

En ese momento, Romero cuestionó que los militares siendo hermanos del mismo pueblo, “matan a sus hermanos campesinos (...) Ante una orden de matar que dé un hombre, debe prevalecer la ley de Dios que dice: No matar".

El día 24 de marzo, en horas de la tarde, durante la celebración de una misa en la capilla del Hospital de la Divina Providencia, fue asesinado de un tiro en el mismo altar. Su muerte se atribuyó a grupos de ultraderecha, siendo señalado el antiguo mayor Roberto D'Aubuisson, fundador del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

Actualmente, 34 años después, no se ha producido detención alguna por su asesinato y los culpables siguen sin ser identificados e impunes. El Gobierno nacional aboga ante el papa Francisco por la beatificación de Monseñor Romero.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.