• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Asay pertenecía a un grupo supremacista y dedicó insultos racistas a su primera víctima en la noche del homicidio.

Asay pertenecía a un grupo supremacista y dedicó insultos racistas a su primera víctima en la noche del homicidio. | Foto: Reuters

Publicado 24 agosto 2017

La inyección letal de una combinación de tres fármacos nunca antes probados en el país, fue cuestionada por especialistas. 

 

El estado sur de Florida realizó este jueves la ejecución del reo Mark James Asay, de 53 años, condenado por dos asesinatos cometidos en 1987 contra Robert Lee Booker y Robert McDowell, en Jacksonville, al norte de Florida.

A pesar de que desde 1976, más de 1.400 personas han sido ejecutadas en EE.UU, este caso se presentó como un hecho particular en Florida, por ser el primer condenado, de ese estado, a pena de muerte por un crimen de racismo contra personas de color, sumándose a los otros 19 casos registrados en esa nación desde hace 41 años. 

El informe anual de 2016 del Buró Federal de Investigaciones​ de Estados Unidos (FBI) sobre crímenes de odio, mostró un marcado aumento en el país: los delitos raciales contra judíos aumentaron un 9%, contra afroamericanos un 8%, contra musulmanes un 67% y contra latinos un 2%.  

El cuestionamiento a la pena de muerte 


Esta ejecución es la primera en Florida tras 18 meses, cuando la Corte Suprema del Estado decidió en 2016 detener esta práctica mientras se evaluaba la constitucionalidad de las sentencias. Antes de esa fecha, eran necesarios siete de los 12 votos para ser condenado.

Pese a que los legisladores de Florida decidieron aumentar a 12 -es decir, por unanimidad- los votos para acabar con la vida de un reo, estableciendo además que la medida se aplicaría de manera retroactiva a partir de junio de 2002 en adelante, Mark James Asay fue condenado antes de esa fecha. 

Su ejecución se realizó mediante una inyección letal nunca antes utilizada en Estados Unidos, que constó de una combinación de tres fármacos (etomidato, bromuro de rocuronio y acetato de potasio). Para los especialistas, sus efectos aún desconocidos podrían haber producido en el reo alguna agonía durante su fallecimiento.

"El Departamento de Prisiones de Florida no facilitó ninguna información sobre por qué eligió este fármaco y su dosis", dijo Jennifer Moreno, experta en inyecciones letales como método de pena de muerte de la Escuela de Derecho de Berkley, en la Universidad de California.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.