• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot.

El alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot. | Foto: Archivo

Publicado 27 junio 2015

Analistas políticos consideran que el alcalde opositor Jaime Nebot busca contrarrestar la gestión del presidente Rafael Correa para imponer su modelo, mientras que para los activistas sus declaraciones apelan al machismo y la discriminación.

El discurso del alcalde de Guayaquil (este de Ecuador) ha llamado la atención de algunos analistas políticos y activistas sociales respecto a la exaltación con la se expresa para contraponer una idea distinta de la gestión del presidente Rafael Correa. 

Para el experto Felipe Burbano, el alcalde Jaime Nebot busca generar malestar en las filas de Alianza País (partido oficialista) para contrarrestar los logros de la Revolución Ciudadana, al centrarse en los puntos de la agenda nacional que impulsa Correa.

Mientras que para el analista Mario Ramos, director del Centro Andino de Estudios Estratégicos, el discurso de Nebot fue agresivo y dirigido a generar emociones.

"La propuesta de Nebot es contraponer una idea distinta de la economía, de la generación de riqueza, del trabajo, de una sociedad productiva, frente a este esquema estatizante que defiende la revolución y que tiene en determinados momentos unas pulsiones anticapitalistas”, opina Burbano en declaraciones al diario El Telégrafo.

El jefe de Estado ecuatoriano dijo que se sorprendió con las declaraciones "radicales" de Nebot durante su largo discurso al pie del Malecón, sus particulares palabras alusivas a la política nacional denotan cuáles son sus intereses.  Solo entra en la coyuntura política si afecta a Guayaquil, "pero ahora hay una diferencia, el Alcalde cambió de discurso y sus palabras parecían dirigirse a todo el país", opina el experto.     

Nebot expresó esta frase durante su discurso: “Ese país no lo vamos a aceptar nunca jamás porque este no es Ecuador es Venezuela”, en referencia al modelo equitativo que propone el Gobierno actual, y aunque les dijo esto a los guayaquileños, utilizó palabras como Ecuador o Patria, "un discurso muy similar al de un político que aspira a la Presidencia de la República", agrega Burbano.     

A juicio de Ramos, las palabras del alcalde no fueron políticas, "porque no presentó ninguna propuesta", puntualiza además que “el trasfondo del discurso es derrocar a Rafael Correa, y no quiere que cumpla su período”. 

Críticas a los logros 

Nebot calificó de “laboratorio de proyectos fracasados” a la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), existente desde antes del actual y que ha sido fortalecida en estos últimos 8 años gracias a las políticas de Correa. 

Señaló a Fánder Falconí, extitular de la Senplades y a Pabel Muñoz, actual titular de la entidad como los responsables de los proyectos de ley que buscan combatir la desigualdad social en el país. 

“Ayer un personaje político faltó el respeto a los hombres y mujeres que trabajamos en la institución. Nosotros somos los que conocemos, qué es lo que pasa con la pobreza en Ecuador”, fue la respuesta de Muñoz ante las críticas de Nebot.  

En este sentido, el analista Daniel Crespo, opina que Nebot busca cambiar la visión ciudadana de las políticas de planificación porque "se percibe como profundamente centralizada”. No obstante cree que el alcalde “mantiene un carácter localista y que le falta concreción” cuando apela a las emociones. 

Por otro lado, Nebot atenta contra las minorías y las comunidades GLBTI ( Gays, Lesbianas, Bisexuales, Transgénero, Transexuales, Travestis e Intersex) al referirse a la hombría en la voz. 

"Han falsificado, como lo hace mal el Presidente cuando habla con voz de hombre, mi voz”, expresó el alcalde. 

Diane Rodríguez, activista de la marcha del Orgullo GLBTI considera que la expresión de Nebot denigra a las mujeres, pues insinúa que tiene la misma fortaleza que la de un hombre.

"Es como si una mujer no pudiera tener la capacidad para ocupar cargos de dirección política. Esos discursos de odio deben ser desterrados de la política. Aunque no lo quiera", agrega la activista,  "fomenta la discriminación y el odio hacia la mujer y las minorías sexuales”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.