• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los líderes juveniles de las naciones participantes prometieron velar por la continuidad de la Revolución Ciudadana.

Los líderes juveniles de las naciones participantes prometieron velar por la continuidad de la Revolución Ciudadana. | Foto: Andes

Publicado 15 agosto 2015

Durante el Primer Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP) en Quito, jóvenes prometieron defender las revoluciones contra las medidas desestabilizadoras. 

América Latina se enfrenta a los conocidos golpes blandos, según coincidieron este viernes las delegaciones de jóvenes de nueve países que asistieron a Ecuador, en el marco del Primer Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP) 2015, quienes además indicaron que se encuentran preparando un plan de acción para enfrentar estos actos desestabilizadores de manera inmediata. 

Varios países están enfrentando las mismas estrategias de estos golpes blandos que están coordinados entre sectores que quieren volver al neoliberalismo; lo mismo pasa en Ecuador, el ablandamiento, el calentamiento de las calles, campañas mediáticas”, aseveró líder de Juventud PAÍS, del gubernamental Movimiento Alianza PAÍS de Ecuador, Jorge Miño.

Para Miño, el único sentido que tienen estas acciones en Latinoamérica es electoral por “miedo” a que los gobiernos progresistas de izquierda sigan en el poder.

Ante este escenario, el vocero afirmó que aspiran crear una agrupación del sector de la juventud ecuatoriana que vele por la continuidad de la Revolución Ciudadana y proteger los proyectos sociales desarrollados durante la gestión del presidente Rafael Correa para que sean irreversibles, “por la inclusión, por las escuelas, por las carreteras, por las vías, por la educación, por las becas”.

El dato
En el ELAP participaron 250 jóvenes de países latinoamericanos entre el 13 y 15 de agosto, con la presencia de 13 organizaciones internacionales.
Los movimientos políticos presentes: Corriente de liberación Nacional – Colina, Juventud Peronista Descamisada (Argentina), Generación Evo y Columna Sur (Bolivia), Juventudes del Partido de los Trabajadores (Brasil), Juventudes Comunistas (Chile), Mesa Amplia Nacional Estudiantil (Colombia), Unión de Juventudes Comunistas (Cuba), Movimiento de Regeneración Nacional – Morena (México), Juventudes Sandinistas (Nicaragua), Juventud del partido Socialista Unido (Venezuela), Juventudes PAIS (Ecuador), entre otras.

Por su parte, el venezolano Carlos Alberto Soto, de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (JPSUV), recordó que en su nación ocurrió el primer intento de golpe suave en 2002 contra el entonces presidente Hugo Chávez y advirtió que no es casual que estos eventos se den de forma simultánea en todos los países con gobiernos progresistas y de izquierda.

“Hemos venido denunciando cómo esta práctica de sectores de la ultraderecha venezolana, coordinada con élites (económicas y de ultraderecha) de América Latina y con el financiamiento internacional, ha querido derrocar al Gobierno; lo hicieron con Hugo Chávez y en la actualidad lo intentan con (Nicolás) Maduro”, enfatizó Soto.

Asimismo, señaló que la oposición cuenta con el apoyo de los medios de comunicación aliados a emporios económicos que se han convertido en partidos políticos de derecha.

El acto contó con la participación del mandatario ecuatoriano Rafael Correa, quien sostuvo que las revoluciones deben estar llenas de juventud, de la alegría de los jóvenes, lejos de la amargura de quienes no pueden vencer en las urnas.
“Es necesario elevar el nivel del debate social y político; apasionarse por la verdad y la justicia. Debemos reivindicar, queridos jóvenes, el derecho a indignarnos, el deber de confrontar”, enfatizó el Presidente.

Por su parte, la juventud de Bolivia se manifestó en contra de estos golpes blandos. Gabriel Villalba, del movimiento Generación Evo, alertó que los grupos económicos en la región intentan penetrar el poder político de estos gobiernos, en el intento fallido de recuperar sus espacios de poder tradicionales.

En este sentido aseguró que las élites recurren a estos medios, ya que "son las últimas trincheras de la oposición derrotadas en las urnas, que aún contando con el poder económico, intentan penetrar en el poder político de participación”.

Detalló que entre este grupo se encuentran factores empresariales como el sector cemento y accionistas de la franquicia de comida Burger King, y demás grupos como el Comité Cívico Potosonista (de Potosí).

Lea nuestro especial En profundidad→ Juventud revolucionaria

Líderes juveniles atentos con boicot en Brasil 

Mientras tanto, en Brasil “el principal factor de la baja popularidad de Dilma son las campañas masivas de los medios de comunicación”, según denunció Pedro Henrichs, de la organización juvenil del Partido del Trabajo (PT).

El también Presidente del Foro de Juventud de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), señaló que la derecha en ese país nunca aceptó que las clases bajas alcanzaran el poder con el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva en 2003 y mantenido por la presidenta Dilma Rousseff.

En Argentina ocurrió lo mismo con el presidente Néstor Kirchner, ya fallecido y la presidenta Cristina Fernández, quienes de acuerdo con Facundo Ballesteros, de la organización juvenil argentina La Cámpora, lo que hicieron fue devolverle a la juventud de su país la confianza en la política y en la importancia de su participación para transformar la sociedad y avanzar.

 

Además resaltó que adoptaron medidas que “hacen que nosotros estemos en la necesidad de defender estos proyectos, en aras de explicarle al vecino por qué es tan importante que se siga profundizando en estos temas”.

Ballesteros advirtió que si los movimientos sociales “no responden con organización y participación, estos procesos revolucionarios corren riesgos", por ello, aseguró que su tolda abogó por reforzar la participación de los jóvenes en los espacios políticos.

Lea también→ Tuitazo mundial rechaza plan golpista en Ecuador

En contexto

El pasado jueves se inauguró en Quito, capital de Ecuador, el ELAP 2015, con la presencia de más de 250 jóvenes pertenecientes a diferentes movimientos sociales y políticos de la región. En el acto de inauguración estuvo el presidente Correa y el secretario general de las Naciones Unidas (Unasur), Ernesto Samper.

En el evento, Correa aseguró que la América Latina “herida de muerte en el pasado”, está viviendo hoy “no una época de cambio sino un cambio de época”, no obstante, al jefe de Estado afirmó que en la región hay “mucho por hacer”.

“Pese a los inmensos avances, ni en Ecuador ni en América Latina hemos logrado consolidar el poder popular sobre las élites”, aseveró Correa, al tiempo que alertó que éstas “nos quieren hacer volver al pasado”.

Sepa más→ Brasil: opositores buscan situación de ingobernabilidad
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.