• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Cientos de indígenas que habitaban el archipiélago fueron desalojados por la fuerza para instalar la base naval (Foto:Reuters)

    Cientos de indígenas que habitaban el archipiélago fueron desalojados por la fuerza para instalar la base naval (Foto:Reuters)

Publicado 17 marzo 2014

El Ejército de Estados Unidos, cuya base está ubicada en territorio británico, en la isla de Diego García, Oceánico Índico, ha incumplido las normas ambientales durante 30 años, vertiendo cientos de toneladas de desechos humanos y aguas residuales en un arrecife de coral declarado como la reserva marina más grande del mundo.

El diario, The Independent, informó que aunque la cruel práctica se supo desde abril del año pasado, fue conocida en el mundo, luego de que el Ministerio de Relaciones Exteriores y Asuntos de la Commonwealth (FCO) presentara una declaración por escrito en el Parlamento británico.

El subsecretario parlamentario de Asuntos Exteriores, Mark Simmonds, dijo que los barcos estadounidense estacionados en la laguna desechan a diario aguas residuales en la zona protegida desde la estación de apoyo naval establecida en 1980.

Simmonds aseguró que la práctica es contraria a la política del Gobierno británico, que ha reiterado que su objetivo es conservar las aguas puras a fin de brindar vida a los corales protegidos por la Convención intergubernamental sobre los Humedales.

Ante la polémica ambiental, los científicos británicos advirtieron al equipo militar de navío subrayando que en el agua de la laguna los niveles de nitrógeno y fosfato son hasta cuatro veces superiores a lo normal por lo que los desechos podrían causar la muerte de miles de corales.

En este sentido, Simmonds añadió que han puesto en marcha un estudio para evaluar el daño causado por las actividades antiambientales de la Marina norteamericana.

En varias ocasiones, la marina estadounidense ha sido blanco de escándalos por continua actividad de contaminación. Un ejemplo es la base instalada en el archipiélago de Chagos que ha generado polémica en el mundo desde que el Reino Unido cedió el territorio a las fuerzas de EE.UU. y estos instalaron hasta submarinos nucleares y bombarderos.

Cientos de indígenas que habitaban el archipiélago fueron desalojados por la fuerza cuando instalaron la base naval y debido a la oposición británica y estadounidense, quienes han afirmado que la laguna podría dañarse por sobrepoblación en la isla, los nativos no han podido regresar a sus tierras, contaminadas por la marina.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.