• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Diversas organizaciones de derechos humanos se han manifestado en contra de la decisión de ejecución del tribunal de Texas.

Diversas organizaciones de derechos humanos se han manifestado en contra de la decisión de ejecución del tribunal de Texas. | Foto: EFE

Publicado 26 agosto 2015

La suspensión temporal de la ejecución ocurrió luego de que una testigo se retractara de sus declaraciones en las que incriminaba al nicaragüense Bernardo Tercero, condenado por asesinar a un hombre estadounidense durante un robo.

La ejecución del ciudadano nicaragüense Bernardo Tercero prevista para este miércoles 26 por un tribunal de Texas en Estados Unidos fue suspendida.

El Tribunal de Apelaciones Criminales de Texas ordenó este martes la suspensión de la ejecución de la pena de muerte con el fin de investigar un presunto falso testimonio que se hizo en contra del acusado, según aseguraron los defensores del nicaragüense condenado por matar a un hombre estadounidense.

Se trata de un testimonio realizado en su contra hace 15 años por una mujer que ahora se retrató de lo dicho entonces. De acuerdo con el documento presentado por los abogados defensores, la mexicana Sylvia Cotera, conocida del acusado, se retractó de su declaración en la que había asegurado que el nicaragüense le confesó que mató a Berger, porque no llevaba dinero y porque la víctima le vio la cara.

La mujer afirma ahora que declaró "cosas que no eran verdad" durante el juicio porque "estaba furiosa con Bernardo" y porque "pensé que me iban a poner cargos a mí, mandarme a la cárcel y después deportarme, dejando a mis hijos solos".

Ante este cambio en la declaración el tribunal decidió suspender la ejecución mientras evalúan el caso de falso testimonio, lo que podría demorar meses o años.

El Caso 

Un jurado del estado de Texas condenó a Bernardo Tercero en el año 2000 por el asesinato del ciudadano estadounidense Robert Keith Berger, durante un robo frustrado a una lavandería en 1977.

Tercero confesó que tanto él como su cómplice, Jorge Becerril González, planeaban asaltar el local, pero que el tiroteo fue accidental, luego de que el estadounidense intentara arrebatarle el arma a Tercero durante el robo. El nicaragüense testificó que ambos forcejearon por la posesión del arma. A pesar de los alegatos, los fiscales sacaron a relucir supuestos delitos que éste cometió en Nicaragua.

Mientras tanto, la defensa del nicaragüense aseguró que Tercero tenía 17 años cuando cometió el delito, y no 19, lo que le permitiría evadir la pena de muerte. Sin embargo, las autoridades estadounidenses lo han juzgado como mayor de edad, por lo que alegan que Tercero no recibió un juicio justo.

En contexto

El pasado mes de julio, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, pidió a través de una carta clemencia al mandatario de Estados Unidos, Barack Obama, para el nicaragüense Bernardo Tercero. También la primera dama de nicaragua, Rosario Murillo, expresó este miércoles su deseo de que se suspenda la ejecución de forma definitiva.

Lea también→ Anuncian cambios en construcción del canal de Nicaragua


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.