• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
 Manifestantes participan en una protesta en San Antonio, Texas (EE.UU.) en contra de la ley de armas

Manifestantes participan en una protesta en San Antonio, Texas (EE.UU.) en contra de la ley de armas | Foto: EFE

Publicado 30 diciembre 2015

Se calcula que los civiles estadounidenses poseen aproximadamente unos 300 millones de armas y que más de 11 millones portan armas encubiertas.

El estado de Texas, situado en la región Sur de los EE.UU., a partir del próximo viernes ocho de enero se convertirá en una de las entidades del país que hará más fácil el porte de pistolas y revólveres a sus propietarios, dando paso a la polémica,  tras las masacres ocurridas que dejaron saldo de más de un muerto al día, 375 en total, y 1086 heridos solo en 2015, según Mass Shooting Tracker (MST).

Lea aquí → EE.UU.: tiroteo en Oregón dejó 13 muertos y más de 20 heridos

La medida que en vez de regular el uso de armas en territorio norteamericano, permitirá a sus propietarios llevar y mostrar estas armas de mano abiertamente si cuenta con una licencia que se los permita.

La promulgación de dicha ley fue firmada a principios de este año por el gobernador de Texas, Greg Abbott, vendrá a desechar a partir del próximo 1 de enero una prohibición que ha existido en Texas desde hace 125 años, y que impide la portación a la vista de armas de mano.

La oposición a esta iniciativa no se hizo  esperar, y es que un total de 52 profesores de psicología de la Universidad de Texas, que tiene su principal campus en la ciudad de Austin, firmaron una carta en agosto pasado en la que se oponen a que la nueva normativa entre en vigor.

"No existe razón empírica alguna que demuestre que la presencia de armas en el campus promoverá la seguridad de los estudiantes. Por lo contrario, sí existen razones para creer que causarán daño", apuntaron en la carta.

PROTESTAS CREATIVAS → Penes  sí, pistolas no!” o, en inglés, “Cocks not Glocks”

Por su parte, bajo la consigna de  ¡penes  sí, pistolas no!” o, en inglés, “Cocks not Glocks”, claman un grupo de estudiantes de la Universidad de Texas (UT), en la ciudad de Austin, EE.UU., que decidió combatir la presencia de armas de fuego en sus campus con juguetes sexuales.

Definitivamente es un llamado a la expresión sexual contra la violencia, motivado por la respuesta del estado de Texas a las repetidas balaceras en campus universitarios que han cobrado numerosas víctimas en todo EE.UU.. 

 

Podría ser una campaña parecida a la de los pacifistas de los años 60 que exhortaban: “Haz el amor, no la guerra“.

Leer más → Epidemia de heroína vuelve a sacudir a Estados Unidos

SORPRESA 

Uno de los opositores más prominentes a la nueva ley es el Almirante William H. McRaven quien fuera uno de los comandantes del grupo de asalto que mató a Osama bin Laden en Paquistán, y el cual es Canciller del sistema de universidades del estado. "Yo amo a mis armas ", dijo el almirante, "tengo todo tipo de armas de fuego. Pero simplemente no creo que portar armas en el campus va a hacernos más seguros”.
McRaven describió que si alguna vez te "han disparado, como a mi me ha sucedido", se entenderá mejor lo que puede hacer un arma, explicó 

EL DATO: bajo la ley actual, Texas exige a los propietarios de armas con licencia ocultar sus pistolas y revólveres para que no estén a la vista, pero sí les autoriza a caminar por la calle exhibiendo públicamente armas largas como AR-15 y AK-47, dado que éstas no pueden ser ocultadas fácilmente.


EE.UU. adorador de las armas 

Texas no es el único estado donde se suceden estos hechos violentos ni donde la influencia de los comerciantes de la Asociación Nacional del Rifle es todo poderosa. Se calcula que los civiles estadounidenses poseen aproximadamente unos 300 millones de armas y que más de 11 millones portan armas encubiertas.

“la mayoría de los amantes de las armas”, dice la investigadora Jennifer Carlson, “son hombres que no solo viven temerosos de los criminales sino que atesoran sus armas como reacción a su declinación socio-económica. 

Viven una crisis de confianza en el sueño americano y esta es la razón por la cual cualquier intento de controlar la venta de armas desata inmensos contragolpes.

Mientras más dudan de su habilidad para mantener a sus familias mayor es su deseo de tenerlas para “defenderse” de un hipotético ataque. Cualquier restricción es vista como una afrenta personal a los hombres que encuentran en las pistolas su sentido del deber, de su pertinencia y hasta de su dignidad”, explicó la investigadora 

No deje de leer → Obama admite que hay un arma por cada habitante en EE.UU.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.