• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Eduardo Cunha fue condenado a 15 años de cárcel por corrupción

Eduardo Cunha fue condenado a 15 años de cárcel por corrupción | Foto: AP

Publicado 31 marzo 2017





La condena del exdiputado Eduardo Cunha demuestra que quienes acusaron de corrupción a la exmandataria Dilma Rousseff resultaron ser los verdaderos corruptos, lo que demuestra una justificación para su destitución del cargo por parte de Michel Temer y su coalición derechista.

El expresidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, fue uno de los principales promotores del proceso de impeachment contra la presidenta constitucional Dilma Rousseff, por supuesto maquillaje del déficit público.

El jueves la justicia confirmó oficialmente que él cometió graves actos de corrupción por los cuales cumplirá condena de 15 años de prisión.

>> Eduardo Cunha fue condenado a 15 años de cárcel por corrupción

El dato: Eduardo Cunha cobró 1,5 millones de como soborno por los negocios de la empresa semiestatal Petrobras en Benín.

Durante su defensa oral, Cunha expresó su “orgullo” por haber dado lugar al proceso de impeachment contra Rousseff, afirmando que "ayudó a que Brasil se librara de uno de los Gobiernos más corruptos que ha tenido".

Con la condena del exdiputado Eduardo Cunha se comprueba que quienes acusaron de corrupción a Dilma Rousseff, son los verdaderos corruptos. Al consumarse el golpe parlamentario se conoció que varios de los diputados y senadores que apoyaron el impeachment eran investigados por la Justicia brasileña por su implicación en el escándalo de Petrobas.

Temer y la sombra de la corrupción en el Palacio de Planalto


El gobierno del presidente de facto Michel Temer sesiona bajo la sombra de la corrupción. Empezando por el escándalo en la estatal petrolera (Petrobras) conocida como operación Lava Jato que ha tenido un efecto demoledor sobre su gabinete, pues en menos de un año perdió ocho ministros.

>> Vinculan a Michel Temer en caso de corrupción de Odebrecht

El primero fue el senador Romero Jucá, uno de sus hombres de confianza, designado ministro de Planificación y que solamente permaneció en el cargo diez días. Apenas pasaba una semana y cayó el ministro de Transparencia, Fabiano Silveira, a quien Temer le encargó el “combate a la corrupción”. Silveira salió por la puerta de atrás y empapado de hechos de corrupción petrolera.

El Gobierno interino de Brasil obtuvo su tercera baja con la dimisión del ministro de Turismo, Henrique Eduardo Alves, también por corrupción y que además involucran a Temer en el escándalo de Petrobras. Los tres primeros fracasos de su gabinete ocurrieron en menos de un mes de mandato.

>>  ¿Quién es Eduardo Cunha?

Cunha es ahora una de las piezas en jaque que mayor escándalo genera, pues su condena por crímenes de corrupción pasiva, lavado de dinero y evasión de divisas evidencia la doble moral del Gobierno de facto de Temer, que con la acción dejó claro su objetivo de deshacerse de Dilma Rousseff por medio del impeachment y sin pruebas de corrupción.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.