• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 30 mayo 2016

La mandataria brasileña denunció que el Gobierno interino de Temer ha anunciado recortes a los programas sociales que benefician a los más necesitados.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, participó este lunes en el bautizo del libro Resistencia al golpe de 2016, donde aseguró que los audios filtrados demuestran que el juicio político en su contra tiene solo dos objetivos: detener la operación Lava Jato, que investiga la corrupción en Petrobras, e impedir el avance de los programas sociales.

Sobre los audios filtrados, que revelan la trama para promover el juicio político contra su Gobierno, Rousseff aseguró que hay un silencio mediático al respecto. Indicó que estas conversaciones grabadas revelan los nombres de quienes la querían fuera del poder.

Rousseff detalló que el gobierno interino ya ha recortado varios programas sociales como "Mi Casa, Mi Vida".

La jefa de Estado explicó que el golpe contra ella también es contra las mujeres de esa nación. "Creo que por mi condición de género este golpe tiene una parte en contra de las mujeres", dijo en su discurso durante el bautizo del libro. 

"Es un poco más difícil para las mujeres porque se suma a todas las características reaccionarias y se suma el ultraconservadurismo contra las mujeres", explicó la jefa de Estado, quien fue separada durante 180 días de su cargo para enfrentar un juicio político por supuestos delitos fiscales, pese a que no existen pruebas en su contra.

Rousseff puso como ejemplo que el gobierno interino de Michel Temer eliminó el Ministerio de la Mujer.

Aseguró que se debe utilizar la democracia contra el golpe de Estado y de eso trata el libro Resistencia al golpe de 2016.

>> Nuevo audio filtrado compromete a otro ministro de Temer

En contexto

El Senado de Brasil aprobó el proceso de juicio político contra Dilma Rousseff el pasado 12 de mayo con 55 votos a favor, 22 en contra y 1 abstención (de 78 de los 81 miembros del cuerpo colegiado).

En este período las autoridades brasileñas se encargarán de encontrar las pruebas contra la mandataria que no fueron presentadas ni en la Cámara baja ni en el Senado. La votación final del impeachment en el plenario del Senado sería para el 2 de agosto.

La acusación central de la oposición contra Rousseff para justificar un juicio político es la supuesta violación de normas fiscales al maquillar el déficit presupuestario de 2015. Sin embargo, no se han presentado pruebas en su contra.

>> Pueblo de Brasil sigue en las calles para condenar el golpe


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.