• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La procuraduría también presentó un balance de las acciones realizadas. (Foto: Archivo)

La procuraduría también presentó un balance de las acciones realizadas. (Foto: Archivo)

Publicado 17 octubre 2014

Este viernes fue arrestado en un retén policial Sidronio Casarrubias Salgado, presunto líder del cártel del narcotráfico Guerreros Unidos, y vinculado al ataque y la desaparición de los 43 estudiantes normalistas, mientras se mantienen las protestas en reclamo de que aparezcan con vida los jóvenes. 

Las autoridades mexicanas anunciaron este viernes el arresto del presunto líder de los Guerreros Unidos, un cártel del narcotráfico acusado de estar involucrado en el ataque y al desaparición de los 43 estudiantes normalistas hace tres semanas.

“Fue capturado Sidronio Casarrubias Salgado, en compañía de uno de sus operadores más cercanos", dijo en una conferencia de prensa Tomás Zerón, director de la Agencia de Investigación Criminal de la fiscalía.

Casarrubias fue capturado en un retén policial de la carretera que comunica a Ciudad de México y la cercana Toluca (centro) después de presentar una identificación falsa, explicó Zerón.

El detenido es hermano de Mario "El Sapo Guapo" Casarrubias, supuesto fundador y anterior líder de los Guerreros Unidos, detenido en mayo.

Por su parte, el titular de la Procuraduría General de la República, Jesús Morillo Karam, presentó en conferencia de prensa un balance de las acciones realizadas en el marco de la investigación y señaló que hasta ahora han sido detenidos 36 policías municipales de Iguala y Cocula, Guerrero, así como 17 miembros del citado grupo criminal.

Indicó además que los peritajes sobre los restos encontrados en la primera fosa han concluido, pero se esperan los resultados del equipo argentino que participa para convalidarlos.

Estudiantes hacen arder Guerrero

La falta de información, los múltiples señalamientos contra el gobernador de Guerrero, la fuga del alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y el hallazgo de cadáveres en fosas comunes, hizo estallar la paciencia decenas de jóvenes de la escuela rural de Magisterio de Ayotzinapa, que exigieron enfurecidos la aparición de los 43 estudiantes, víctimas de la represión policial y bandas criminales que los asediaron el pasado 26 de septiembre. 

Los estudiantes han puesto de huelga a varias universidades e incluso han movilizado cientos de personas hasta la sede la Fiscalía General para pedir la vuelta con vida de los normalistas atacados y que según las autoridades sobrevivieron a la represión que dejó seis muertos, tras la camaradería de policías municipales con miembros del cártel Guerreros Unidos. 

Algunos investigadores sospechan que los jóvenes fueron asesinados y enterrados en algunas de las fosas clandestinas halladas en Iguala recientemente, donde las autoridades han encontrado miles de víctimas.

El caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala ha sacudido al gobierno del presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien hasta hace unas semanas aseguraba que la violencia de los cárteles del narcotráfico estaba disminuyendo en México. Casi 30 mil personas han sido asesinadas durante los 20 primeros meses de su gestión.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.